Metido en una espiral muy peligrosa

  • El Albacete está en plena crisis interna · Hasta la jornada 9 no pudo ganar

Mal momento para el Alba. El simpático equipo manchego dista mucho ya de aquel queso mecánico que enamorase en los primeros noventa o de su reencarnación (de la mano de César Ferrando) hace tan solo cinco temporadas. De hecho, hoy por hoy es un barco que deriva en lo deportivo por sus problemas extradeportivos. Con un presidente en entredicho y un director deportivo, Máximo Hernández, del que dicen que es quien realmente ordena y manda incluso en parcelas en las que no debería pintar tanto.

De hecho, el otro Hernández, Quique, (a la sazón entrenador) ha presentado ya un buen número de veces la dimisión sin haber sido aceptada por un Consejo que , según cuentan, se escuda en la figura del técnico como válvula de escape de una afición furiosa.

La última tropelía de los regidores manchegos ha sido un veto a la prensa por entender que perjudica la imagen del club. Una medida a todas luces dictatorial y que recuerda a lo vivido en el Córdoba hace unos años durante la ignominiosa era Esteban Vigo.

sin balón

El Albacete renuncia al balón como medio para convertirlo en excusa. Su 4-2-3-1 pétreo confía en el doble pivote Begoña-Morán todas las labores de creación y de contención. Y, lo cierto, en defensa no hace aguas. Ha recibido un sólo gol menos que el Córdoba y ha sido capaz de salir ileso ante rivales como el Nàstic o el Salamanca. Los cuatro de atrás están claros: Alegre por la derecha, Peña por la izquierda y Baggio y Nogerol como centrales. El mejor de atrás está siendo el brasileño. En la portería, la lesión de Jonathan (que no había encajado) es un problema serio ante la poca confianza que se tiene tanto en Valbuena como en Javi Martínez.

con balón

Ahí le duele. La escasa creatividad de su medular unida al poco peso específico de sus hombres de ataque le han convertido en el conjunto menos anotador de la categoría. La zurda de Barkero, el recorrido del inagotable Ferrón y la calidad de Calandria (su máximo realizador con 2 tantos) son sus armas. Demasiado poco bagaje como para permitirse prescindir de peloteros de tanta valía como David Cañas y Juan Carlos. Su ostracismo es una de las armas que esgrimen los críticos con el cuadro técnico manchego.

lo mejor

No tienen nada que perder y saben que peor no van a estar.

lo peor

Sin juego es difícil ganar. Dependen casi exclusivamente de conservar su portal a cero para sumar

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios