El Mallorca respira a costa de un Sevilla que ya es segundo

El Mallorca, que sigue sin ganar en el Ono Estadi en los dos últimos meses, empató (0-0) ante el Sevilla, un resultado que permite a los insulares salir de la zona de descenso, mientras que concede a los sevillista acabar el año en puestos de Liga de Campeones.

Los dos equipos sólo olvidaron las precauciones con las que afrontaron el partido bien entrada la segunda parte, ya que hasta entonces, Mallorca y Sevilla estaban más preocupados de no encajar un gol que de marcar uno.

El conjunto sevillista fue en la primera parte un pálido reflejo de su doble condición de campeón de la UEFA y gallito de la Liga. Paseó sobre el césped una actitud taimada, rácana, como si todavía le escociera la eliminación europea ante la Sampdoria sufrida el pasado jueves.

El Mallorca fue un fiel reflejo de las dudas que atenazan al club. Así y todo, se las arregló para llegar en tres ocasiones con cierto peligro ante la meta de Palop. Un cabezazo del portugués Nunes y un posible penalti a Aduriz en los primeros cinco minutos, y un balón dividido (minuto 26) que peleó el venezolano Juan Arango.

El Sevilla avisó con un cabezazo de Diego Capel al travesaño (min. 17) y con una caída en el área de Romaric, en la que sus compañeros pidieron penalti. Ése fue todo el bagaje ofensivo del equipo de Manuel Jiménez en la primera parte.

La entrada en el campo de Kanouté alteró la dinámica del partido en la reanudación. Fue un aviso para navegantes, que Manzano entendió a la perfección, porque poco después, recurriría a los africanos Kaita y Webó para reforzar su ataque.

El Sevilla tuvo el triunfo en sus manos (61') con un derechazo de Romaric que Lux despejó al córner en una intervención providencial. Uno de los jugadores más cuestionados de la plantilla balear, como Lux, evitaba in extremis, el gol de los sevillistas.

Los últimos minutos fueron muy intensos, con los dos equipos apurando al máximo sus opciones en la portería rival. Cada avance del Sevilla, ya con toda su artillería sobre el césped y decidido a ganar, hacía contener la respiración a los aficionados.

Al final, el 0-0 dejó más satisfecho al Mallorca, que aunque sigue sin ganar en casa desde el pasado 26 de octubre (derrotó 3-0 al Espanyol), por lo menos el punto le permite acabar el año más tranquilo, sin la amenaza del descenso. El Sevilla sigue la estela del Barça como segundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios