El Madrid afonta su segundo 'match ball' por el título

  • Los blancos necesitan obtener el mismo resultado que el Villarreal para cantar ya el alirón

El Real Madrid dispone de su segunda oportunidad de conquistar matemáticamente el título de la Liga en su visita al campo del Osasuna, aunque podría ser campeón incluso sin la necesidad de jugar el partido. El conjunto blanco depende de sí mismo porque le bastará conseguir el mismo resultado que el Villarreal, que recibe al Getafe cuatro horas antes. Si el equipo amarillo pierde, el Real Madrid será campeón sin tener que jugar. Pero si el Villarreal vence, el Real Madrid tendrá por delante un encuentro delicadísimo, pues Osasuna le espera con el cuchillo entre los dientes. El equipo navarro se está jugando la permanencia y el club hizo esta semana un llamamiento para que la afición apoye a sus jugadores, como casi siempre hace cuando le visita el Real Madrid, un equipo odiado en Pamplona.

El título parece cuestión de tiempo e incluso hay buena parte de la hinchada del Real Madrid que prefiere celebrarlo el miércoles, en el estadio Santiago Bernabéu, ante el Barcelona. Pero el equipo quiere cerrar la pelea cuanto antes. "Ya dependemos de nosotros únicamente y eso es una ventaja importante. Sólo pensamos en la victoria, aunque el campo es muy difícil. La meta debe ser no perder ningún partido hasta el final de temporada", afirmó Bernd Schuster.

El líder está llegando al final de la temporada en su mejor forma, como si quisiera sacar brillo a su liderato en respuesta a quienes critican su brillantez. Consiguió 13 de los últimos 15 puntos en disputa y aterriza en Pamplona con fortaleza. Saviola ofreció un buen nivel en el triunfo por 3-0 ante el Athletic y lo más probable es que vuelva a ser titular junto a Raúl en la punta. La gran duda es saber quién completará el tridente, con Robben y Robinho peleando por un puesto.

El Villarreal, por su parte, intentará retrasar otra semana la conquista blanca, en especial porque lo que le preocupa es seguir sumando triunfos para consolidarse en la segunda posición, que permite la clasificación directa para la Liga de Campeones. Tiene cuatro puntos de ventaja sobre el Barcelona, que es tercero. El Getafe, su rival, es otro equipo con urgencias y llega a Villarreal con la idea de llevarse un triunfo que le podría dar virtualmente la permanencia. El problema es que no gana desde el 16 de marzo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios