'King James' ya reina en la Liga

  • El alero de los Cavaliers, que hoy cumple 24 años, hace acopio de méritos para lograr el primer MVP de su carrera y conduce a su equipo a ser una alternativa para la conquista del anillo

Las estadísticas sirven de poco en momentos concretos, pero marcan tendencias. La NBA introdujo, el pasado curso, una nueva cuenta en su arsenal numérico. La cifra, reflejada con los símbolos +/-, suma los puntos obtenidos por un equipo cuando un determinado jugador está en pista y lo resta de los encajados, a fin de conocer el impacto concreto en el marcador de un baloncestista durante su tiempo de juego. Pues bien: la mejor combinación de cinco jugadores de toda la NBA es de los Cavaliers, e incluye a LeBron James. Y la mejor combinación de cuatro jugadores de toda la NBA es de los Cavaliers, e incluye a LeBron James. Y la mejor combinación de tres jugadores de toda la NBA es de los Cavaliers, e incluye a LeBron James. Y la mejor combinación de dos jugadores de toda la NBA es de los Cavaliers, e incluye a LeBron James. Obviamente, el jugador que mejor registro obtiene en el +/- de la NBA es de los Cavaliers. Y se llama LeBron James.

El alero de Ohio, que hoy cumple 24 años, fundamenta así su candidatura al MVP y la de su equipo al título. James concluye contrato en 2010, y se presupone su marcha a los Knicks, que ya le están haciendo hueco salarial, o a los Nets, propiedad de Jay Z, el rapero íntimo amigo del genio de Akron. En Cleveland, mientras tanto, tratan de construir un equipo a su alrededor que permita que la franquicia gane un anillo antes del fin del contrato de LeBron, con el objetivo de seducir a su jugador franquicia para que no abandone un equipo campeón. En 2007, el cuadro de Ohio ya consiguió plantarse en la Final, pero la dureza de los Spurs acabó con la resistencia de James, reducido a 22 puntos por choque en aquella serie de la temporada en que promedió 27 por encuentro. Sin respuesta desde el banquillo, Cleveland no fue rival.

Y ese es precisamente el mal que pretenden corregir los Cavs. Aunque aún así , sin James, Cleveland apenas sería un equipo de medio pelo en la Gran Liga. La voracidad del juego de El Elegido le lleva hasta más de 27 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias por choque, a lo que añade dos robos -por sólo 2,62 pérdidas- y algo más de un tapón por noche. Y en sólo 36 minutos de juego, o lo que es lo mismo: en el menor promedio de tiempo en pista de la carrera de LeBron.

inspirados en los bulls

Para corregir el mal de hace dos cursos, Danny Ferry, General Manager de los Cavaliers, ha optado por rodear a su jugador franquicia de notables de la Liga y especialistas, muy a la manera de los Bulls de Jordan. Así, Delonte West ha encontrado su mejor línea de juego al lado de James, y aporta defensa y tiro exterior. Mo Williams, llegado de Milwaukee, hace las veces de base anotador, toda vez que, para dirigir el juego, James se basta y se sobra. la tripleta de postes formada por Ben Wallace, Anderson Varejao y Zyldrunas Ilgauskas, aporta defensa, rebote y soluciones ofensivas en el poste bajo. Y la tripleta exterior conformada por Pavlovic, Szczerbiak y Gibson aporta tiro exterior, quizá el único punto débil del juego de James. El novato J.J. Hickson da el último relevo a los veteranos interiores de los Cavs. Un equipo más compensado que el de hace dos cursos, que carecía de un batión defensivo de la talla de Ben Wallace y, en caso de perder a James, quedaba a expensas del rendimiento de Larry HUghes y Drew Gooden, que fracasaron ante Ginobili y Duncan.

De este modo, y con esta fórmula renovada, la jamesdependencia de los Cavaliers es evidente, pero da resultado. Por lo pronto, Cleveland tiene el segundo mejor récord de la Liga y se mantiene a una victoria de los Celtics, líderes de la NBA y del Este. Hasta el punto de que, en una hipotética final, los números de ahora garantizarían a Cleveland la ventaja de campo en su enfrentamiento ante cualquier franquicia del Oeste, Lakers incluídos.

'big three' oculto

La duda razonable de los aficionados de los Cavs es si el talento de James valdrá tanto como los dos big threes de la Liga (Allen, Pierce y Garnett en Boston y Bryant, Gasol y Bynum en Los Ángeles). La respuesta del director deportiva Danny Ferry es que ellos tienen su propio big three. Y no le falta razón. James al margen, pocos pívots del este ofrecen la solvencia de Ilgauskas, mientras que el base Williams gana de momento la partida a Calderón y Devin Harris por hacerse un huecon en el All Star de Phoenix. Si, llegado ese momento, Cleveland es capaz de ubicar a tres de sus jugadores entre los doce más importantes de su División, tal vez las apuestas a favor del big three oculto de Cleveland cambien los pronósticos de la casas de apuestas. En este momento, uno de los portales más conocidos dentro del ámbito de las apuestas deportivas en internet coloca a los Cavaliers muy cerca de Lakers y Celtics. Una consecuencia más del magno juego de King James, que ya reina en la Liga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios