fútbol segunda división b

Igualada para quedar herido

  • Un espectacular gol de Jesús Sillero adelantó al Córdoba B en el marcador

  • Un más que riguroso penalti, a diez minutos del final, sirvió al Lorca Deportiva para igualar el encuentro

David Moreno trata de superar a Juanjo, defensa del Lorca Deportiva. David Moreno trata de superar a Juanjo, defensa del Lorca Deportiva.

David Moreno trata de superar a Juanjo, defensa del Lorca Deportiva. / fotos: juan ayala

El Córdoba B no pudo pasar del empate ante el Lorca Deportiva en un duelo con mucho respeto mutuo pero en el que ambos equipos, a su forma, buscaron un triunfo que se les negó. Sobre todo al cuadro blanquiverde que tras adelantarse con un golazo de Sillero gozó de varias ocasiones para sentenciar. Perdonó el filial y un riguroso penalti señalado por el colegiado al golpear el balón en la mano de Éric Ruiz, a la salida de un córner, permitió al Lorca empatar.

Con la recuperación de los lesionados Mena y Kike, que volvieron al once titular, el técnico blanquiverde recompuso su alineación y juntó de nuevo en el doble pivote de la medular a Jordi Ortega -ausente ante el Betis por sanción- y Esteve Monterde, un dúo que ya la pasada campaña disputó muchísimos encuentros dirigiendo las operaciones cordobesistas tanto en ataque como en defensa. Del mismo modo, regresaban de inicio Éric Ruiz en el lateral derecho, Sebas Moyano en el costado derecho, y Jesús Sillero como referencia arriba, jugando por delante de un Quiles que ofreció su mejor versión actuando de enganche. En el cuadro visitante, el técnico Mario Simón, también recuperó después de su sanción a dos hombres básicos en su esquema defensivo, el lateral Juanjo y el central Lulu.

La salida de Quiles del campo dejó a los blanquiverdes sin su gran baluarte ofensivo

Con mucho en juego, con los dos equipos igualados en el fondo de la clasificación, tanto el Córdoba B como el Lorca Deportiva buscaron desde el inicio hacerse con el control del centro del campo. Los blanquiverdes, de forma más pausada y tratando de alcanzar el área visitante a base de circular el balón, mientras que los lorquinos buscaban más en largo sobre las caídas de Carrasco y un rapidísimo Chirri, aunque ambas defensas se mostraban inexpugnables en los compases iniciales y dejaban inéditos a los guardametas.

Esteve, junto a Jordi Ortega, maniobró en la parcela ancha, tratando de distribuir sobre los costados, con las entradas de David Moreno y Sebas Moyano, a los que continuamente apoyaban Quiles y Sillero. Pero la defensa visitante cerraba bien y en el momento en que cortaban intentaban enlazar en largo, aunque la defensa cordobesista, y sobre todo Kike y Soler, también se mostraban expeditivos y contundentes.

Superado el ecuador del primer acto, y aunque los porteros continuaban sin intervenir, el Lorca pareció dar un paso al frente. El ex del Lucena Chirri sacó a relucir su velocidad y su conducción en carrera y a la media hora se plantó en la frontal del área en solitario, aunque su disparo se marchó fuera por muy poco. La respuesta la dio Quiles, que cazó un rechace en el balcón del área grande obligando al meta Simón a enviar a córner. Un pase de Mena hacia Sebas Moyano, escorado en la derecha, permitió al exterior blanquiverde regatear a su par y al pisar área sirvió a Quiles que entraba por el palo largo, pero su disparo de primeras salió rozando el poste derecho de la meta de Simón.

En el tramo final, Chirri estuvo a punto de sacar provecho de un mal despeje de Alberto, pero Kike estuvo rapidísimo y cortó la acción. El Córdoba B acabó el primer acto asomándose con mayor insistencia al área del Lorca y Quiles, en un slalom de izquierda a derecha, sobre la misma línea de área grande, disparó sin fortuna.

Poco o nada varió la puesta en escena de ambas escuadras en el arranque del segundo periodo. Unos y otros se asomaban hasta el balcón del área grande contraria, donde las defensas se imponían y abortaban el peligro. Sin embargo, el duelo comenzó a agitarse. En un caracoleo de Britos en el área grande, sirvió a Miguelito que disparó con intención desde fuera del área para que Alberto se luciera despejando a córner. De inmediato, en acción de Chirri, Carrasco cabeceó flojo a las manos del meta blanquiverde. Pero los cordobesistas también respondieron. Primero fue Mena el que disparó con poco acierto y sin tiempo a recomponerse defensivamente el Lorca, David Moreno profundizó por la izquierda y prácticamente desde la línea de fondo sirvió a Jesús Sillero que de chilena alojó el balón en el fondo de la red. Una vertiginosa jugada que acabó con un espectacular remate para inaugurar el marcador.

El filial comenzó a adueñarse del centro del campo, jugando con los nervios de su rival. Esteve y Jordi Ortega hilvanaban a sus anchas y además, sumándose con peligro al ataque. Ambos pusieron a prueba al guardameta Simón antes de que Alberto se luciera en un disparo flojo pero colocado de Carrasco.

Los técnicos comenzaron a mover el banquillo y el Lorca dio un paso al frente obligado por la necesidad. A la salida de un saque de esquina, Miguelito volvió a intentarlo desde la frontal pero Alberto, muy atento, abortó el potente disparo. Carrasco y Pedro Moreno también lo intentaron, pero siempre estorbados por algún defensor, remataban forzados y sin complicaciones para Alberto.

Carrasco forzó una falta para después disparar con intención y obligar a Alberto a despejar a córner. A la salida del saque de esquina, el colegiado señaló penalti por manos de Éric Ruiz y Carrasco no perdonó. Con mayor empuje local pero con dos peligrosas contras visitantes llevadas por Carrasco y Chirri, finalizó un duelo que deja a los dos equipos heridos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios