Grande hasta en la derrota

  • El Ategua cae en los octavos de final al ceder por la mínima ante el Ríos Renovables El equipo castreño cae pese a adelantarse con gol de Koseky

Las lágrimas que caían por las mejillas de los jugadores castreños al final del partido no pueden empañar la grandeza del Ategua, que ayer cayó como sólo hacen los héroes en la Copa del Rey. El equipo de Josán González volvió a coquetear con la épica ante el Ríos Renovables, un conjunto de Primera División que tuvo que dar lo mejor de sí para derrotar a los cordobeses, y que sólo respiraron aliviados cuando sonó la bocina. Antes, el Ategua dio una lección de casta, garra y, sobre todo, de juego ante un rival superior que ayer se vio contra las cuerdas. El conjunto cordobés se adelantó en el marcador y llegó a saborear la prórroga hasta que un tanto de los navarros de doble penalti a menos de dos minutos para el final acabó con su sueño.

El Ategua dejó claro desde el primer instante que estaba dispuesto a firmar otra hazaña, como ante el Manacor, y maniató al Ríos Renovables pese a la superioridad técnica de los navarros. La presión local se hizo más intensa tras el descanso, hasta que Koseky hizo el 1-0 que hizo explotar el pabellón municipal en un ambiente mágico.

El milagro del pase a cuartos de final duró cinco minutos, los que tardó el cuadro tudelano en nivelar la contienda. Pese al empate, el Ategua no le perdió nunca la cara al encuentro y siguió buscando la victoria, valiente, decidido, sin miedo ante un rival de la máxima categoría. El equipo de Castro gozó de ocasiones para recuperar la ventaja, pero justo cuando el Ríos se disponía a jugar de cinco, Nano Modrego acertó desde los diez metros para poner el 1-2 y acabar con un Ategua grande hasta en la derrota.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios