fútbol segunda división b

Ganar y esperar, no hay otra

  • El Córdoba B, en descenso, llega a la última jornada sin depender de sí mismo y necesitando un triunfo para poder aspirar a conservar la categoría

El blanquiverde Quiles intenta escapar de la presión varios contrarios en el duelo ante el UCAM Murcia. El blanquiverde Quiles intenta escapar de la presión varios contrarios en el duelo ante el UCAM Murcia.

El blanquiverde Quiles intenta escapar de la presión varios contrarios en el duelo ante el UCAM Murcia. / D. Arellano

El Córdoba B necesita irremediablemente lograr el triunfo ante el Mérida, en la última jornada de liga. Pero no sólo eso le valdrá al filial para conseguir la permanencia en el Grupo IV de Segunda B, puesto que llega a la fecha definitiva en zona de descenso. Los blanquiverdes, tras hacer sus deberes, están obligados a mirar el resto de resultados de los rivales que siguen en la pelea por la permanencia, lo que vaticina un epílogo de auténtico infarto. Eso sí, si el B no consigue el triunfo, todo se habrá acabado y el descenso será un hecho.

A esta última jornada llegan hasta siete equipos implicados en la lucha por evitar las dos plazas de descenso directo que quedan por decidir -Lorca y Betis Deportivo ya están matemáticamente descendidos-, además de la de play out. Una circunstancia que convierte el cierre de la competición en un auténtico polvorín. Salvo en el San Fernando-UCAM Murcia, en todos los demás campos hay algo en juego, bien por la parte de arriba de la clasificación, bien por la de abajo. Y además, en seis de esos nueve encuentros se libra la batalla por la permanencia.

El filial recibe al Mérida en el Ciudad de Lucena, al que el propio club quiere dar colorido con la presencia de un buen número de aficionados blanquiverdes -ha fletado autocares gratis- que lleven en volandas a los de José María García a conseguir el único resultado que puede servirle para evitar el descenso: la victoria. Para el B será el cuarto encuentro que dispute esta campaña en el municipal lucentino, en el que ya derrotó al Écija y al UCAM Murcia, cayendo por la mínima ante El Ejido en un compromiso en el que a los blanquiverdes les dio la espalda la fortuna, pues hasta cuatro remates se estrellaron en la madera del portal del cuadro almeriense.

Pero el Mérida no estará tampoco solo, pues hasta cuatro autobuses con cerca de 300 aficionados llegarán a Lucena para dar aliento al conjunto que dirige Mehdi Nafti, técnico que fue cesado en la decimonovena jornada y que recuperó el mando del equipo diez partidos después. Desde su regreso, dos triunfos, tres empates y cinco derrotas, las dos últimas de forma consecutiva, ante el Villanovense y el Extremadura, que le han hecho caer a posiciones de descenso.

El entrenador emeritense, que al igual que el del Córdoba B es consciente de que lo único que le da la salvación es la victoria, aunque dependiendo luego del resto de resultados de equipos implicados, ha afirmado durante la semana que no se conforma con poder tener la opción de disputar el play out, ya que "eso es de perdedores". Además, respecto a la presión que puedan sentir sus jugadores, ha sido tajante: "El que no sea capaz de soportar la presión del domingo es mejor que deje el fútbol". Nafti tiene la única baja del cordobés José Cruz, expulsado la pasada jornada.

Para este encuentro, José María García, que ya perdió a Kike Echávarri por lesión de larga duración y descartó en la previa a Bambock, no podrá contar con el sancionado Víctor Mena, un fijo en el lateral izquierdo siempre que ha estado disponible, mientras que tiene entre algodones a Emiliano Ghan. El uruguayo lleva tres semanas de baja por lesión y se someterá a una última prueba antes del choque para ver si puede estar en la convocatoria o incluso en el once inicial.

De esta forma, el preparador del filial cordobesista se verá obligado por enésima vez esta temporada a retocar su línea defensiva para dar cabida a Copete o Graví, a pie cambiado, en el costado zurdo de la defensa. Igualmente, si Ghan es de la partida, formará el doble pivote con Jordi Ortega; de lo contrario, la opción pasa de nuevo por colocar en la medular a un Filip Jankovic que cumplió con creces en el último duelo ente el Villanovense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios