El cordobés Fali, un invitado en el adiós de Rijkaard en el Camp Nou

Puede que para muchos sea uno de los peores tragos de su carrera deportiva, pero para Rafael Romero Serrano, para Fali, será una noche grande. Porque el lateral derecho cordobés ha sido convocado por Frank Rijkaard para el choque ante el Mallorca, en lo que será la despedida del técnico holandés del estadio azulgrana.

Se prevé una noche complicada en el Camp Nou. Tras el doloroso pasillo al Madrid en el Bernabéu y la no menos dolorosa goleada encajada ante el campeón de Liga, al Barça le toca pasar el examen de su público en el último compromiso liguero como local. Se prevé un recibimiento hostil para el conjunto culé, tal y como sucedió el pasado miércoles a su regreso tras el choque de Madrid, e incluso se ha especulado con que alguno -Xavi, por ejemplo- se ha querido borrar para no pasar el bochorno. Pero para Fali será un sueño hecho realidad.

Como aquel día de marzo de 2005, cuando debutó con el Córdoba en Segunda División culminando un brillante periodo de formación en el que fue habitual en las selecciones andaluzas e internacional sub 19. Fue un día feliz, pero no corrían buenos tiempos. Su calidad en la banda derecha se difuminó en una temporada que acabó con el equipo blanquiverde en Segunda B. El club veía en el canterano a uno de sus estandartes para intentar salir del pozo, llamado a ser el dueño del lateral derecho en El Arcángel durante muchos años. Pero la salida de Quique Hernández y el fichaje de Carrión en el mercado de invierno le cerraron la puerta.

Tanto, que Fali tuvo que salir del Córdoba para buscar fortuna. Unas semanas entrenando con el Villanueva fueron el paso previo a su mayor aventura: el Barça. El cordobés aceptó el reto de marcharse al club azulgrana y enrolarse en el equipo C. Este año dio el salto al filial, con el que a las órdenes de Pep Guardiola se ha proclamado campeón del grupo IV de Tercera y encara la fase de ascenso a Segunda B.

Ayer le llegó la gran noticia. La vuelta de Eto'o y Deco tras su partido de sanción y la entrada de Fali junto a su compañero del filial Rueda serán las grandes novedades de Rijkaard ante el Mallorca, en el adiós del técnico de un estadio en el que no hace mucho que vivió días de gloria.

De momento es sólo una convocatoria, aunque la posibilidad del debut está abierta. Y más allá, con la inminente llegada de Guardiola al banquillo azulgrana, las puertas del primer equipo se abren de par en par para un jugador que pocas veces ha estado en el sitio justo en el momento adecuado. Quizás hoy, en el Camp Nou, cambie su suerte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios