El Eibar de Jon Ander, el único que halló el camino

  • Sólo un equipo se salvó en los últimos diez años siendo penúltimo a estas alturas de Liga

Comentarios 1

En estos momentos de dolorosa incertidumbre se tiende a mirar estadísticas para sentir el consuelo de experiencias pasadas con positivo final. Es muy humano.

Sin embargo, echar la vista atrás diez temporadas no es el mejor de los ejercicios para los optimistas. Desde la 97-98, únicamente un conjunto fue capaz de salvar la categoría el final de la temporada ocupando la penúltima plaza en la jornada trigesimoquinta.

Hace diez años fue el Xerez quien era vigesimoprimera a estas alturas de campeonato. Seis puntos le separaban del Numancia, que marcaba el descenso. Acabó la campaña en el mismo puesto a ocho de la salvación.

En la 99-00 era el Logroñés quien ocupaba ese lugar. Cinco puntos le distanciaban del Atlético B en esta fecha. Acabó bajando matemáticamente en la penúltima jornada, aunque subió un puesto en la tabla.

Un año más tarde fue la Universidad de Las Palmas quien copaba esa plaza, a siete puntos del decimoctavo Ferrol. También ascendió un lugar al final, pero quedó a la misma distancia con la permanencia.

Hace seis temporadas, el Nàstic era penúltimo, únicamente a dos puntos del Jaén, que estaba a salvo. Acabó bajando a pesar de no perder ninguno de sus últimos seis encuentros.

En la 2002-03, el Badajoz estaba en esa tesitura a cinco puntos del Leganés, que era decimoctavo. Al final los pacenses no sólo fueron relegados sino que, además, lo hicieron como últimos de la clasificación por culpa de cinco derrotas finales consecutivas (en las que encajaron la friolera de 16 tantos).

Las Palmas tenía cuatro de desventaja con el Poli Ejido en la 2003-04 cuando la competición llegaba al punto en el que se encuentra ahora. Bajó tras ceder tres derrotas en las cinco jornadas siguientes, aunque subió un peldaño en su remontada.

En la temporada del descenso, el Pontevedra estaba sólo un puesto por encima del colista Córdoba, a seis del Salamanca que estaba salvado. Terminó descendiendo como colista (aunque con los mismos puntos que sus dos antecesores en la tabla).

Hace dos era el Eibar quien marchaba en esa posición. Estaba cantado su descenso, pues 14 puntos le separaban del Tenerife. Finalizó como último.

La pasada campaña fue el Lorca quien estaba prácticamente descendido a estas alturas (a 11 del Alavés). Y bajó, claro.

El único conjunto que, en todo este tiempo, ha sido capaz de remontar en una situación análoga a la actual del Córdoba fue el Eibar de la 98-99. El equipo armero estaba a diez puntos de la permanencia en la jornada 35. Sin embargo, lograron una memorable reacción (tras dos empates seguidos que agravaron aún más el asunto consiguieron cinco victorias consecutivas) amparada en la figura de un guardameta muy conocido ahora en Lucena. El actual presidente del conjunto aracelitano, Jon Ander, asumió la titularidad en la jornada 34 y no la soltó hasta el final, siendo clave. Bajó el Mallorca B. Así que aún se puede. Guarden sus pañuelos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios