Cruel derrota del Ciudad en Pamplona

  • El Salsas Musa pierde en los últimos segundos ante el Consmetal un duelo en el que siempre mantuvo opciones

¿Quién le iba a decir al Cajasur que iba a terminar 2007 peleando por ser líder en una competición profesional? Parece increible, pero un triunfo esta noche ante el Ávila permitiría al equipo granate cerrar el año entre los mejores de la LEB Bronce, algo que ni Iker Jiménez podría explicar cuando hace apenas ocho meses hacía el ridículo como colista de la Liga EBA.

Así es la vida, una cuestión de rachas. "La vida es una noria. Unas veces estás arriba y otras estás abajo, pero lo importante es estar siempre montado en ella", dice un amigo mío, y el Cajasur, un equipo al que no lo bajan ni con agua hirviendo, está ahora en lo más alto. Quinto con un balance 9-4 -antes de que su registro quede perjudicado por el efecto Torrevieja-, el cuadro de Nacho Criado es ya toda una confirmación. Así lo demostró la pasada semana en Esplugues, con una de esas victorias que dejan señales de equipo grande. Hoy, ante el Ávila, nada hace pensar que tenga que cambiar la dinámica.

Porque los abulenses son decimoquintos con 4-8, metidos en puestos de descenso y acuciados por una mala racha de cuatro derrotas consecutivas. La pasada semana le tocó ser protagonista pasivo de la retirada del Torrevieja, lo que al menos vino a darle una semana de tregua a una situación a la deriva. Brown y Gaines, los dos americanos que iniciaron el año, cogieron las maletas, mientras que hasta las murallas sólo ha llegado el pívot Tim Frost (8 puntos y 6 rebotes en 5 partidos). Sergio Sánchez, Chema González y David Viñas son los únicos que promedian más de diez puntos en un equipo que echa de menos más referencias ofensivas.

Con ese panorama, el Cajasur no debería tener problemas para seguir sumando en sus aspiraciones de jugar la Copa LEB. Aún con el susto del accidente del pasado lunes en el cuerpo y con Teo Aguirre entre algodones, el cuadro granate tiene vía libre para seguir creciendo y soñar con ser aún más grande. Lo tiene todo a favor. ¿Quién se lo iba a decir hace apenas doce meses?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios