Una Champions en 6 años, ¿suficiente?

El Barcelona se despidió prematuramente de la Liga de Campeones y la pregunta es obligada: ¿es suficiente una sola Champions en seis años para un jugador como Lionel Messi?

La Juventus acabó por desnudar el miércoles a este Barcelona que tan justo llegó al final de temporada para quedar fuera de semifinales por segundo año consecutivo, una circunstancia alejada de la magnitud de un club que maneja 700 millones de euros de presupuesto y que tiene a la delantera más cara del mundo, la que forman Luis Suárez, Neymar y el propio Messi.

Buena parte del foco se situó precisamente en el rendimiento de sus estrellas atacantes, que fueron incapaces de hacer un solo gol en 180 minutos ante la Juventus. Tampoco marcaron en la ida de octavos ante el PSG.

Messi se marchó de la Liga de Campeones con el pobre balance de un gol en cuatro partidos de eliminatorias. Y ese solitario tanto fue de penalti en el 6-1 ante el PSG, partido en el que Neymar acaparó todo el protagonismo de la remontada.

Esta vez el argentino no resistió la comparación que más duele en Barcelona, la eterna, la de Cristiano Ronaldo, quien lideró la clasificación del Real Madrid con cinco goles ante el Bayern Múnich en cuartos.

Una estadística más: Messi no marcó ningún gol en las últimas ocho eliminatorias en las que cayó el Barcelona. La interpretación es subjetiva. Los hay quienes piensan que eso refleja todo lo que depende el Barcelona de su estrella y hay quienes sugieren que a un jugador así hay que pedirle más en momentos de inmensa necesidad.

Sea como fuere, la cuestión es si el Barcelona puede permitirse ganar una sola Liga de Campeones en seis años -la de 2015- teniendo a uno de los mejores futbolistas de la historia. Messi cuenta con cuatro Champions en su haber con los azulgrana, aunque las de 2006, 2009 y 2011 van quedando ya atrás en el tiempo.

"Con la idea de evolucionar el juego, el Barça abandonó un estilo de juego para adentrarse en otro en el que todo se basaba en el poder anotador de Messi y compañía. Y se olvidó la defensa y el centro del campo", razonó ayer el diario Sport.

Y todo ocurre en un momento especialmente singular: el argentino termina contrato en 2018 y existe un silencio sepulcral con su renovación. La prensa invita a la calma, pero a día de hoy el hecho es que Messi todavía no amplió su contrato, que no se sabe nada y que en enero podría comenzar a negociar con quien quisiera.

Sin embargo, no todo es apocalipsis en torno al Barcelona, pues el domingo visita al Real Madrid en un partido decisivo para el título de la Liga. Si el equipo azulgrana vence, seguirá vivo y con posibilidades de ganar otro doblete, pues también disputará la final de la Copa del Rey. Pero si pierde, entonces sí, se hablará del ocaso de una era. Y se volverá a debatir, más que nunca, sobre el futuro de Messi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios