Carbonell nada hacia una nueva plataCarbonell nada hacia una nueva plata

Si no se tuercen las cosas Ona Carbonell obtendrá en el solo libre otra medalla de plata, después de haber conseguido con suficiencia la segunda mejor puntuación en el preliminar por detrás de la rusa Svetlana Kolesnichenko.

En la prueba se calcó el orden que ya se produjo en el solo técnico, con la rusa Kolesnichenko como dominadora absoluta de la disciplina, la española como única alternativa, pero a 1,5 puntos de ventaja, y la ucraniana en el tercer escalón del podio. Mañana en la final se definirá todo.

Carbonell, que sumó 94,1667 puntos, se jugó sus opciones interpretando Padam de Edith Piaf versionada por Ute Lemper, un ejercicio muy particular y diferente en el que la catalana dio lo mejor de sí misma.

La española, que persigue su vigésima medalla en un Mundial, fue la primera de las favoritas en nadar y se mostró muy segura en la piscina realizando la coreografía de Esther Jaumà y de la francesa Virginie Dedieu. Su puntuación estuvo sustentada sobre todo en la impresión artística, en la que logró 37,8667 sobre 40 puntos.

Además, el dúo mixto español formado por Berta Ferreras y Pau Ribes (84,3336 puntos) cumplió con las expectativas planteadas antes de la competición y conseguió un quinto puesto en el dúo mixto técnico, en el que los italianos Flamini-Minisini sorprendieron a los favoritos, los rusos Kalancha y Maltsev. Los españoles tienen depositadas más esperanzas en la rutina libre, una especialidad que se adapta más a sus características, aunque la final de ayer demuestra el paso adelante dado por los españoles estos años.

Si no se tuercen las cosas Ona Carbonell obtendrá en el solo libre otra medalla de plata, después de haber conseguido con suficiencia la segunda mejor puntuación en el preliminar por detrás de la rusa Svetlana Kolesnichenko.

En la prueba se calcó el orden que ya se produjo en el solo técnico, con la rusa Kolesnichenko como dominadora absoluta de la disciplina, la española como única alternativa, pero a 1,5 puntos de ventaja, y la ucraniana en el tercer escalón del podio. Mañana en la final se definirá todo.

Carbonell, que sumó 94,1667 puntos, se jugó sus opciones interpretando Padam de Edith Piaf versionada por Ute Lemper, un ejercicio muy particular y diferente en el que la catalana dio lo mejor de sí misma.

La española, que persigue su vigésima medalla en un Mundial, fue la primera de las favoritas en nadar y se mostró muy segura en la piscina realizando la coreografía de Esther Jaumà y de la francesa Virginie Dedieu. Su puntuación estuvo sustentada sobre todo en la impresión artística, en la que logró 37,8667 sobre 40 puntos.

Además, el dúo mixto español formado por Berta Ferreras y Pau Ribes (84,3336 puntos) cumplió con las expectativas planteadas antes de la competición y conseguió un quinto puesto en el dúo mixto técnico, en el que los italianos Flamini-Minisini sorprendieron a los favoritos, los rusos Kalancha y Maltsev. Los españoles tienen depositadas más esperanzas en la rutina libre, una especialidad que se adapta más a sus características, aunque la final de ayer demuestra el paso adelante dado por los españoles estos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios