Bujalance paladea una goleada

  • El Maderas derrota claramente a un desdibujado Jumilla que paso por el José Pérez Pozuelo con más pena que gloria para disfrute de la parroquia bujalanceña

Sobre el papel, un complicado rival visitaba el Pérez Pozuelo, un rival directo en la lucha por el play off de ascenso, un Jumilla que llegaba a un solo punto de los bujalanceños en la tabla clasificatoria, pero que sobre la cancha, ésta mínima diferencia se convirtió en todo un abismo entre uno y otro equipo. El Maderas Miguel Pérez cuajó un excelente encuentro, desarbolando por completo al conjunto murciano, al que sólo le quedó aguantar hasta el pitido final. Además, fue impotente de contrarrestar el aluvión continuo de juego que se le vino encima y que reflejó un marcador para nada abultado, visto lo visto sobre la cancha.

El Jumilla saltó a la pista tratando de sorprender a los de Fede Vidal, pero los bujalanceños, sobre todo en su cancha, han demostrado que son un equipo complicadísimo de cazar en un descuido. La apuesta le salió mal a los murcianos ya que fueron los bujalanceños los que rápidamente se hicieron con la batuta del juego. Y, también, sabían los cordobeses la manera de sorprender a su oponente. En esta ocasión no realizaban transiciones pausadas de balón. Tocaba, todo lo contrario, con su habitual presing, robaban con rapidez y con sólo un par de toques se presentaban en las inmediaciones de Miguel Ángel, al que desde el principio le hicieron subir las palpitaciones.

Tras algunas escaramuzas infructuosas, Dani aprovechó un balón largo para prácticamente sólo tener que tocar el balón para inaugurar el marcador. Ahí se comenzó a apagar el juego de los murcianos, que se veían incapaces de poner freno a los rapidísimos ataques locales. Antes del ecuador del primer acto, Mario Osorio pudo abrir brecha en el marcador, pero su disparo lo repelió el palo derecho de la portería visitante. El Maderas atacaba y el Jumilla se defendía como podía. Rápidamente, se cargaron de faltas los visitantes y sólo dos minutos pasado el ecuador del primer acto, Diogo consiguió de tiro de castigo ampliar diferencias. El tanto afectó en exceso a los murcianos que sólo un minuto después encajó el tercero obra igualmente de Diogo, tras un pase medido de Xapa.

Los cinco últimos minutos fueron de acoso y derribo por parte local. El Jumilla estaba tocado y el Maderas buscó asegurarse los puntos antes del descanso. Y el que no perdonó fue Xapa que tras robar un balón en mitad del campo se fue solo hacia Miguel Ángel batiéndole sin problemas. La puntilla, al filo de la bocina, la puso Amate, que puso la rúbrica a uno de los mejores primeros tiempos del Maderas, logrando el quinto tanto para su equipo.

Tras el descanso, el Maderas se dejó llevar, ofreciendo un auténtico recital de juego y posesión, aunque no tuvo la clarividencia ante el portal contrario que exhibieron en el primer tiempo. Los de Fede Vidal gustaban y se gustaban. Mario Osorio y Xapa aumentaron aún más los guarismos. Y para poner la guinda, Jesús hizo el último tanto de los bujalanceños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios