boxeo

¿Boxeo o espectáculo?

  • El combate de Mayweather ante McGregor -luchador de artes marciales- sacude al mundo del cuadrilátero, que acusa a los púgiles de buscar un 'show'

El esperado y polémico combate entre Floyd Mayweather y Conor McGregor, que se confirmó recientemente para el próximo 26 de agosto, inició un debate sobre si será un enfrentamiento real o un simple espectáculo para ganar mucho dinero que cause al mismo tiempo un daño irreparable al boxeo.

En México, uno de los países de referencia en el mundo pugilístico, las críticas fueron contundentes desde el momento del anuncio del combate. Para Julio César Chávez, uno de los boxeadores más importantes de la historia, el combate será "un fraude, una porquería".

"Es buen negocio por el morbo, el deporte de McGregor (artes marciales mixtas) es totalmente diferente, la respiración cambia; en el boxeo este muchacho no tiene ninguna oportunidad, así como estoy de viejito, me lo ponen a mí y le pego", declaró con ironía Chávez en la cadena televisiva ESPN.

En el mismo tono que Chávez se expresó hace un mes otro grande del boxeo mexicano, Juan Manuel Márquez, explicando que la pelea sería "una decepción" para ambas disciplinas. "Es un negocio. Yo no lo aceptaría, para mí primero está el amor al deporte, al boxeo", agregó.

Mayweather, que se retiró hace dos años con un balance de 49 victorias y ninguna derrota, aceptó el reto de McGregor, uno de los mejores luchadores de esa modalidad de artes marciales y el más mediático de todos. Lo que muchos dudan es si el luchador irlandés podrá adaptarse al boxeo, una disciplina en la que no ha competido jamás.

Uno de los pocos defensores de la pelea -y de McGregor- ha sido el actor Sylvester Stallone, que saltó a la fama mundial por su papel en la saga de Rocky. "Siempre voy a favor del menos favorito. McGregor es un Rocky de la vida real", declaró el actor a los medios de comunicación. "Es lo mejor que le ha podido suceder al boxeo", afirmó, contrario a la opinión generalizada.

"Mayweather puede salir dañado", manifestó Stallone ante la insistencia de los medios. Aunque después el también director y productor de Hollywood apuntó: "Sólo estoy bromeando, aunque no tanto. Nunca se ha hecho, así que no sabemos qué pasará".

Pero es el excepticismo de los conocedores del boxeo lo que domina la conversación general. Que el peleador irlandés de 28 años sea la máxima figura de la UFC (siglas en inglés de Campeonato de la Última Lucha), donde se puede golpear con cualquier parte del cuerpo, incluidas patadas, no implica que vaya a competir en una pelea profesional de boxeo.

"Podría ser el fin del boxeo", expresó el ex púgil y promotor Óscar de la Hoya, que en mayo calificó de "circo" la pelea. "La motivación es clara: el dinero, ninguno siquiera lo esconde", expresó. "Nuestro deporte quizá nunca se recupere", alertó De la Hoya, quien negó que sus críticas se deban a que dicho combate sea apenas unas semanas antes del esperado cruce entre Saúl CaneloÁlvarez y Gennady Golovkin, una pelea que está patrocinada por su empresa. "Mi interés es la salud del boxeo como un todo", concluyó para evitar las suspicacias.

El puertorriqueño Miguel Cotto, otro múltiple campeón en diferentes pesos, también había criticado el posible enfrentamiento a principios de junio. "El boxeo no necesita de ninguna estrella de las artes marciales mixtas", aseveró tajante.

"El boxeo cuenta con suficientes estrellas propias como para poder sobrellevar el peso de ese deporte por sí solo", dijo, ahondando en las críticas de De la Hoya.

Sin embargo, a pesar de todo, algunos comentaristas han defendido la pelea y consideran que McGregor tiene posibilidades de imponerse. Algunos expertos creen que la edad será muy importante, más allá de las diferencias entre un profesional y un novato. El boxeador estadounidense, con 40 años, podría sucumbir en un combate largo contra el irlandés, que tiene 28.

"La puntería, el alcance, su letal contragolpe y el factor psicológico" serán determinantes en una eventual victoria de McGregor, según el analista de artes marciales mixtas Francisco Andreolotta. Pero, para vencer al invicto Maywheater, que llegará a 50 peleas cuando se vea las caras en el cuadrilátero con McGregor, hará falta más que la convicción de vencerlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios