El Bernabéu y la simbología del Barcelona de Ronaldinho

  • El brasileño vivió su mejor día con el 0-3 de 2005 y hoy ni siquiera se vestirá de corto

El Barcelona jugará ante el Real Madrid sin Samuel Eto'o ni Ronaldinho, una circunstancia llena de simbolismos que presagia el final de una época. El Santiago Bernabéu aparece como el escenario que simboliza el auge y la caída del Barcelona de Frank Rijkaard, Ronaldinho y Eto'o. De los aplausos a Ronaldinho al pasillo de reverencia al Real Madrid campeón en poco más de tres años.

La hinchada del Barcelona nunca olvidará aquella noche del 19 de noviembre de 2005, cuando el equipo azulgrana dio una espectacular exhibición para vencer por 0-3 en casa del Real Madrid. Aquel partido significó la ascensión definitiva del Barcelona y el entierro del Real Madrid galáctico, el de Zidane, Beckham y Ronaldo.

El estadio se puso en pie para aplaudir la magia del astro brasileño, autor de dos goles espectaculares. Además, Eto'o abrió la goleada con otro gran tanto a los 15 minutos de partido.

Pero ambos protagonistas han perdido su estrella. Porque Ronaldinho está próximo a abandonar el Barcelona por la puerta de atrás, después de una temporada en la que se habló más de su gusto por la noche que por su trabajo en el campo. Y Eto'o tampoco vive días mucho mejores. El camerunés se volvió a aliar con la polémica el domingo. El Barcelona ganó por 6-0 al Valencia, pero lo único que quedó de aquel encuentro fue la tarjeta amarilla recibida por Eto'o que le impedirá jugar ante el Real Madrid. Lo mismo le sucede al portugués Deco.

Su hinchada le acusa de borrarse del incómodo partido, pues el Barcelona deberá hacer pasillo al campeón: el Real Madrid; es decir, aplaudir a su odiado rival por el título de la Liga conquistado el domingo en Pamplona.

Muy atrás parecen quedar los días en los que Eto'o sólo vivía para jugar un partido ante el Real Madrid, al que guarda mucho rencor por no haberle dado la oportunidad de triunfar cuando pertenecía al club blanco.

Por eso, y por su fama de jugador conflictivo en el vestuario, el camerunés aparece en las listas de jugadores transferibles que publica la prensa de Barcelona estos días. El partido de Madrid le está pasando factura sin siquiera jugarlo.

Entre tanto, la hinchada del Real Madrid se cita en los foros de internet para gritar contra Eto'o, aunque no esté. No olvidan el famoso grito de "¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!", pronunciado por el camerunés durante la fiesta por la conquista de la Liga del Barcelona en 2005. Es fácil sospechar que el estadio Santiago Bernabéu gritará esta noche lo mismo, pero cambiando el nombre de la capital por el del jugador.

Además, es casi seguro que Frank Rijkaard vivirá su último clásico como entrenador del Barcelona. La directiva ya filtró que Pep Guardiola será el próximo técnico del Barcelona. Se acerca el final de la era Rijkaard, un ciclo más corto de lo esperado.

"Me gustaría ante todo el bien del club. Es cierto que es un momento delicado, pero puede pasar en el deporte", afirmó ayer Rijkaard. Palabras que sonaron casi a despedida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios