fútbol liga de campeones

El Barça se vulgariza en Europa

  • Ni la presencia de Messi evita un balance de un título en las últimas siete temporadas

Lionel Messi, en Roma. Lionel Messi, en Roma.

Lionel Messi, en Roma. / antimiani / efe

El Barcelona ya había dejado de mandar en Europa en las últimas temporadas, pero la impactante eliminación ante la Roma supone un nuevo y duro retroceso.

El conjunto azulgrana no intimida en Europa. Es una realidad. Tres eliminaciones consecutivas en cuartos de final de la Liga de Campeones hablan de un equipo poco solvente en un torneo que exige muchas cosas. Desde fútbol a carácter. No alcanza, tampoco, con una leyenda viviente como Lionel Messi. Su tamaño futbolístico, de hecho, no se corresponde con los números de los azulgrana en el torneo de clubes más importante del mundo: una sola Champions en siete años, desde que ganó la final de 2011.

Tardará en olvidarse lo ocurrido el martes. El Barcelona llegaba a Roma con un 4-1 de ventaja y se encontró con lo impensado: una eliminación tras caer 3-0 ante el equipo teóricamente más asequible de todos los cuartos. Por eso la prensa habló ayer de "fracaso", "ridículo" y "batacazo histórico".

Es difícil explicar cómo un jugador como Messi, y en plena madurez, apenas pudo ganar una Champions en siete años. Pero eso es lo que dirá la estadística. Mientras, su archienemigo, Cristiano Ronaldo, conquistó tres de las últimas cuatro y aspira a otra más esta temporada. Y con una sobresaliente influencia del portugués gracias a sus goles decisivos.

La imagen de Messi quedó seriamente dañada tras lo ocurrido en el Olímpico de Roma. Según Marca, estuvo "desaparecido en cuartos" y, tras unos puntos suspensivos, el mismo diario agregó un lacónico "una vez más".

El dato es inquietante: en las tres últimas eliminaciones del Barcelona -ante Atlético, Juventus y Roma- el argentino no marcó un solo gol. Dicha estadística admite dos lecturas. Primero, que el lujoso y multimillonario Barcelona depende exageradamente del astro argentino. Y segundo, que Messi se bloqueó cuando más le necesitaban. O no supieron encontrarlo.

Sin embargo, no es menos cierto que Messi ha tapado durante toda la presente temporada las graves carencias -juego, ambición, profundidad de plantel- de un equipo que finalmente se despeñó en Roma. El Barcelona va camino de ganar su séptima Liga de las últimas diez disputadas, pero fracasa en el mayor de los torneos.

Durante los últimos cinco años, el Barcelona se gastó cerca de 800 millones de euros en fichajes. "Pero juegan los mismos de hace tres años", se quejó el analista y representante de jugadores José María Minguella en la Cadena Cope.

Prensa e hinchas buscaban ayer culpables y mayoritariamente señalaban a su entrenador, Ernesto Valverde, y a sus dirigentes, a quienes acusan de malgastar el dinero año tras año en futbolistas de bajo rendimiento en la Champions, el torneo que exige el mayor nivel.

Sí hubo consenso en la imagen utilizada para ilustrar el fracaso de Roma y todos los medios eligieron la retirada de Messi del campo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios