El Ars encadena su séptima jornada sin conocer el triunfo

El Ars no levanta cabeza. Lejos ha quedado ya el esperanzador inicio que colocó a los palmeños en lo más alto de la clasificación. Ahora la realidad es bien distinta. Toca mirar hacia abajo. Todo porque ayer, ante el Almoradí, enganchó su séptima jornada sin conocer la victoria. Y lo peor es que esta vez el resultado no fue ese empate tan manido en las últimas semanas; esta vez salió cruz y la derrota sumió en una gran preocupación a toda la familia palmeña que se dio cita en El Pandero.

Enfrente se encontró con un rival motivado que demostró que su triunfo de la pasada semana ante el líder de la categoría no fue fruto de la casualidad. Todo lo contrario. Desde el principio mandó en el marcador y consiguió una cómoda victoria ante un Ars sin ideas en ataque al que ya empieza a fallarle hasta su mejor arma, la defensa. Ésa era la clave que había apuntado el técnico cordobés para frenar la sangría. Pero ayer la que funcionó a la perfección fue la alicantina, que dejó sin respuesta al Ars.

Ni la recuperación de Josema y Javi Bertos bastaron para que el Ars se enganchara de nuevo a la Liga. Era un golpe de efecto, un revulsivo para la frágil moral de un grupo que no es capaz de salir de la espiral negativa en la que se ha metido.

El Almoradí, consciente de esto, planteó una batalla a cara de perro. Y salió ganador. Ahora sólo queda empezar a mirar al futuro con el recelo de que la zona peligrosa cada día está un poquito más cerca. Qué bien puede venir todo el botín de aquel comienzo...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios