córdoba cf

El Arcángel: más grande, pero aún lejos

  • La apertura del fondo norte ampliará la capacidad del estadio blanquiverde a algo más de 18.000 espectadores, aunque seguirá por debajo de los mayores recintos de la categoría

Comentarios 4

Ni la inauguración del fondo norte -asegurada por los responsables municipales para el inicio de la liga- ni el aumento de la capacidad de los cerca de 14.000 de la pasada campaña a los 18.214 del próximo curso permiten a El Arcángel salir de la zona media baja en la clasificación de los escenarios de la Liga Adelante. El estadio del Córdoba seguirá lejos de los grandes templos de la categoría, condicionando la capacidad de generar ingresos del club, limitando la asistencia de aficionados y la posibilidad de que los abonos y entradas tengan precios más económicos.

De hecho, la categoría cuenta con alguno de los estadios más modernos de España, construidos o remodelados en su totalidad en la última década, además de contar con un puñado de estadios que superan los 30.000 espectadores. Por encima de todos destaca un dinosaurio como el Martínez Valero de Elche, el mayor recinto de la categoría. Dotado con 4 estrellas por la UEFA, el viejo Altabix fue escenario de encuentros del Mundial 82, de la final de la Copa del Rey en 2003 e incluso fue candidato a albergar la final de la UEFA en 2009, aunque a pesar de las obras de acondicionamiento empieza a acusar el paso de los años y, sobre todo, su infrautilización por el Elche, un equipo que rara vez supera los 10.000 espectadores.

Modernos recintos como la Nueva Condomina, Chapín (remodelado en 2002 con motivo de los Juegos Ecuestres Mundiales) o el majestuoso Estadio Gran Canaria inspiran el proyecto de El Arcángel como epicentros de complejos de ocio, con hoteles, locales comerciales y zonas de oficinas para rentabilizar al máximo una inversión que en el caso del estadio de El Arenal empieza a alcanzar cifras faraónicas. Junto a ellos, siguen destacando Anoeta (ya unido para siempre a la memoria colectiva del cordobesismo tras la agónica permanencia del pasado mes), Balaídos o La Romareda de Zaragoza, estadios de Primera para equipos que transitoriamente serán de Segunda. En ese grupo de los mayores campos de la categoría entra también el Rico Pérez, que gracias al ascenso del Alicante y a la continuidad del Hércules será el único campo de España que acogerá partidos de Segunda División cada siete días.

Dos estadios ya entrados en años como el Heliodoro Rodríguez de Tenerife o el Ciutat de Valencia completan el rango de recintos por encima de los 20.000 espectadores, cifra que no alcanzan otros coliseos funcionales como el Helmántico, Castalia o el Carlos Belmonte, aunque su capacidad cubre sobradamente las necesidades de sus inquilinos. Vetustos supervivientes de los 70 como el Nou Estadi de Tarragona o el siempre peculiar Vallecas, que regresa tras años de ausencia, dan paso a los estadios más pequeños de la categoría.

Dos de los nuevos, el Girona y el Huesca, tendrán que adecentar sus estadios para hacerlos dignos de la categoría. Ni el Montilivi ni El Alcoraz (¿hace falta recordarlo?) cumplen las necesidades mínimas para albergar encuentros de la Liga Adelante, y así se lo han saber a los clubes los representantes de la LFP que en las últimas semanas han visitados dos recintos que necesitan profundas reformas de aquí al 31 de agosto. Aspectos como la instalación de torretas de iluminación, asientos en todas las localidades, aparcamientos, accesos o facilidades para la prensa son asignaturas pendientes para estadios de Tercera en Segunda División. Más pequeño pero completamente reformado es el Ipurua de Eibar, cuyas poco más de 5.000 localidades son más que suficientes para la reducida afición armera. Mención aparte merece el Sevilla Atlético, que disputa habitualmente sus encuentros en la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros, pero que como deferencia a los equipos andaluces abre las puertas de los 45.000 espectadores del Sánchez Pizjuán, una cifra que elevaría notablemente la media de capacidad de los estadios de la categoría, que se establece en torno a los 21.000.

Estos son los escenarios de la Liga Adelante, en los que el Córdoba tendrá que buscar su fortuna en una temporada en la que, un año más, El Arcángel volverá a estar lejos de los mejores estadios. Si algún día terminan las obras y alcanza finalmente los 25.000 espectadores pronosticados hace ya seis años, el recinto de El Arenal dará un salto definitivo de calidad. Pero mientras, toca seguir esperarando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios