Arantxa agrava la crisis con su salida

  • La ex jugadora deja el cargo de capitana de la Copa Federación como protesta frente a Escañuela

La crisis en el tenis español se agravó con la dimisión de Arantxa Sánchez Vicario como capitana del equipo de Copa Federación. La ex jugadora se unió así a la mayoría de tenistas que en una carta mostraron su oposición al presidente de la Federación Española (RFET), José Luis Escañuela, al que se le han abierto muchos frentes a poco más de un mes para las elecciones (19 de enero).

La tres veces ganadora de Roland Garros, que hoy cumple 41 años, presentó su dimisión irrevocable en una carta enviada a Escañuela en la que muestra su apoyo a las tenistas rebeldes, que decidieron "romper relaciones" con el presidente por considerar que había incumplido sus compromisos para fomentar el tenis femenino. El viernes, la Federación de Tenis de Madrid declaró a Escañuela "persona non grata" por, entre otras cosas, "fraude" al convocar las elecciones presidenciales, "oscurantismo" con las finanzas y "falta absoluta de lealtad". El grupo opositor pretende presentar al ejecutivo empresarial John Rigau como candidato alternativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios