Fútbol · Segunda División B

Anderson, el 'crack' para el nuevo ciclo

  • El brasileño llega a Lucena avalado por su paso por el Córdoba · Alejo y Rafa convencen a Montero y cierran el grupo

Comentarios 2

El Lucena ha dado por cerrada la plantilla para su segunda temporada como equipo de Segunda B. El conjunto aracelitano ha dado el último golpe con la contratación del delantero brasileño Anderson Costa, que firmará por un año con otro opcional, y completa una zona de vanguardia temible con Diego Herrera, Julio Pineda y David Cabello. Su fichaje, unido a las incorporaciones definitivas de Alejo y Rafa, que han convencido a Antonio Montero en su periodo de prueba, cierra un proyecto que ha moldeado a la perfección Rafael Rojas en apenas un mes de trabajo.

Anderson Costa, a sus 24 años, vivirá su segunda experiencia en el fútbol español. El Córdoba fue su primer destino, al que llegó de la mano de Juan Carlos Rodríguez en el mercado invernal del curso 2004-05. Pese a tener un comienzo titubeante, su rendimiento en la parte final de la temporada fue decisivo para que el conjunto blanquiverde llegara hasta las últimas jornadas con opciones de lograr una permanencia que nunca llegó. Estos números le sirvieron para pasar al Dínamo de Zagreb.

Rafael Rojas, director general y deportivo del Lucena, avaló la incorporación del delantero, "un jugador joven que, quizás en los últimos años, no haya tenido demasiada suerte. Es un jugador en el que hay que creer y yo creo bastante, entre otras cosas porque lo ha demostrado". El técnico destacó del brasileño que "se desenvuelve bien en el juego aéreo, puede probar fortuna desde lejos porque tiene un disparo importante y creemos que puede ser la guinda del pastel para un equipo que el objetivo principal tiene que ser el día a día".

Pero Anderson no copó todo el protagonismo ayer. El club está decidido a contar para el próximo curso con los jóvenes Alejo y Rafa. El malagueño, que llegó del Fuengirola, ha convencido a Montero para suplir a Dani Lanza en el lateral izquierdo, costado por el que también se desenvuelve el canterano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios