“Ahora tienen que salir los jugadores con más carácter”

  • Ito se ha erigido en el líder que necesitaba el equipo · Espera “un ambiente de Primera” en el decisivo partido en Anoeta

33 años dan para mucho. Ito, uno de los fichajes estelares del Córdoba en su regreso al panorama profesional, encara la última jornada con la ilusión de un juvenil. Ha dejado atrás las dudas de buena parte de la campaña para tirar del carro, como corresponde a un veterano con galones. El extremeño está deseoso de salvar el curso en Anoeta para pensar en otras cotas el año que viene.

–¿Por qué estamos viendo ahora al mejor Ito de la temporada?

–Creo que ya hice muy buenos partidos al principio y a mitad de la temporada, pero ha coincidido que los partidos importantes se me han dado bien. Es pura casualidad.

–¿Era usted consciente de que podía dar mucho más?

–Evidentemente, cuando vienes de Primera División estás expuesto a que la gente piense que puedes dar mucho más. Pero las cosas no me han salido del todo bien porque tampoco hemos tenido resultados positivos. En muchos partidos íbamos ganando, y todo habría sido muy diferente si no hubiéramos perdido tantos puntos al final. El equipo habría estado más arriba y la gente habría hablado mejor de nosotros. Pero es lo que tiene el fútbol. Hay que ser consciente de la presión de este mundo.

–Incluso hubo un momento en que se enfrentó a los periodistas, al no querer comparecer ante la prensa. ¿Fue producto de aquella mala etapa profesional?

–Fue una mera anécdota, porque nunca me he negado a hablar con la prensa. Ese día en concreto no me apetecía hablar. Tenía un pensamiento diferente porque no creía conveniente que me llamarais, pero se quedó en eso. No tengo ningún problema con nadie, pero se magnificó esa tontería.

–En cualquier caso, llega a punto al momento culminante de la temporada. Es la hora de los futbolistas.

–Cuando los resultados son realmente importantes es cuando tienen que salir los jugadores con más carácter y experiencia. Ahora mismo estoy a gusto y contento. De los últimos cinco partidos hemos ganado cuatro. El equipo está haciendo muy buenos resultados y ahora las cosas están yendo mejor, porque ya no nos pasa lo de toda la temporada: ahora sí machacamos los resultados. Ojalá el último día sea redondo y nos podamos salvar.

–Usted ha sido internacional. Ahora, casi diez años después de su estreno con España, el Córdoba se juega el descenso a Segunda B. ¿Siente un gusanillo parecido?

–El que es futbolista y se siente futbolista siempre tiene el gusanillo ante los partidos importantes. Uno quiere que llegue ya, que pase la semana rápido, que el balón eche a rodar. Esa sensación siempre la tienes, porque piensas que hay mucha gente detrás a la que puedes hacer muy feliz. Es una responsabilidad muy bonita. Da igual que tengas 20 años o 30: quieres que las cosas salgan bien para que todos estén tan felices.

–Este duelo con la Real Sociedad tiene poco que ver con aquél con Rusia.

–Es una situación bastante incómoda, porque ahora es el momento de analizar lo que ha pasado durante toda la temporada. Con diez puntitos más, podríamos haber estado peleando arriba. El equipo ha perdido muchos puntos en los últimos minutos, y por eso se da esta situación. Pero ahora lo único que me interesa es el partido ante la Real y dejar al Córdoba en Segunda, que era el objetivo primordial de todos a principios de temporada. Así, el año que viene podremos pelear por otras cosas si nos sonríe la suerte.


–Dejó de jugar en Primera para fichar por un equipo de Segunda. ¿Se esperaba estar así a mediados de junio?

–Habían sido muchos años en Primera, y al volver a Segunda sabía que iba a haber un cambio en la forma de jugar y tenía la exigencia de un equipo recién ascendido. Pero son retos que uno asume con toda la responsabilidad que ello conlleva. Pensaba que no íbamos a sufrir tanto, porque creo que había equipo para hacer algo más, pero las cosas se han dado de esta manera. Vine de la mano de Paco, él confió mucho en mí, y las cosas han cambiado mucho. Ahora tenemos otro técnico y es otro tipo de entrenador, pero lo importante es sacar resultados positivos.

–¿Por qué ha llegado al equipo a esta situación?

–Es un cúmulo de todo: errores personales, mala suerte, momentos en que el equipo no ha sabido solventar marcadores a favor y tener tranquilidad para manejar los tiempos del partido... Pero no es normal que a un equipo de España o fuera de España le haya pasado lo que al Córdoba este año. Hay que analizar todo lo que se nos ha ido en los últimos minutos y sacar conclusiones para la temporada que viene.

–El Córdoba figura en la zona baja de la tabla, pero pudo ser peor: hace mes y medio estaban medio muertos. ¿Cuáles son las claves de la resurrección?

–La clave son los dos buenos resultados consecutivos ante el Xerez y el Albacete, que nos dieron la seguridad de que el equipo podía hacer grandes partidos en el último tramo de la Liga. Esos seis puntos nos dieron una moral grandísima, y a partir de ahí el equipo ha mantenido una buena línea, con orden y sacando provecho de las ocasiones.


–El mejor aval es depender de uno mismo.

–Es fundamental llegar a la última jornada dependiendo de nosotros, si no sería mucho más complicado. Dependemos del resultado que hagamos nosotros, con la tranquilidad de que podemos jugar de tú a tú contra la Real sin estar pendientes de otros campos. Eso era lo principal del partido anterior: ganar al Ferrol nos daba la posibilidad de mandar.


–¿Qué partido prevé contra la Real?

–Un partido muy parecido al de Gijón, con un ambiente muy cargado. Será un ambiente de Primera División, como demuestra el currículum de la Real Sociedad. Habrá muchísimo nerviosismo, mucha gente estará pendiente de otros partidos al mismo tiempo. Ellos también se la juegan y nos van a apretar a muerte los primeros 15 minutos. Si somos capaces de controlar ese impulso vamos a tener mucho ganado.

–Parece que la receta para sacar algo positivo de Anoeta es aguantar al principio y matar a la contra o aprovechar alguna jugada de estrategia.

–Sobre todo va a ser importante que el equipo sea capaz de controlar el primer arreón, que la presión no nos ponga nerviosos. Poco a poco podremos aprovechar alguna contra, porque a ellos lo único que les vale es la victoria. Ellos van a ir a muerte arriba y hay que cogerles en alguna acción descoordinada de su defensa.


–¿Habrá que puntuar para salvarse o los demás fallarán en la última jornada?

–Yo quiero que ganemos nosotros, y así nos da igual, o empatar. El punto nos da la salvación casi matemáticamente, porque se tendrían que dar muchos resultados negativos. Pero hay muchos equipo que se están jugando muchas cosas y puede pasar de todo, como se ha visto en la última jornada. A ver si toda la suerte que nos ha faltado a lo largo de la temporada ahora es favorable a nosotros.

–Suerte, y al toro.

–Muchas gracias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios