publicación

Una búsqueda en las profundidades de Cántico

  • Una veintena de expertos analizan al grupo cordobés desde diferentes perspectivas en 'La tradición trascendida', un libro que coordina Balbina Prior

Parte del núcleo del Grupo Cántico, en una imagen de la Nochevieja de 1956 en la Taberna de Minguitos. De izquierda a derecha: Ricardo Molina, Miguel del Moral, Pablo García Baena, José de Miguel y Juan Bernier. Parte del núcleo del Grupo Cántico, en una imagen de la Nochevieja de 1956 en la Taberna de Minguitos. De izquierda a derecha: Ricardo Molina, Miguel del Moral, Pablo García Baena, José de Miguel y Juan Bernier.

Parte del núcleo del Grupo Cántico, en una imagen de la Nochevieja de 1956 en la Taberna de Minguitos. De izquierda a derecha: Ricardo Molina, Miguel del Moral, Pablo García Baena, José de Miguel y Juan Bernier.

Los autores del Grupo Cántico, estrellas que formaron una constelación de poetas y artistas plásticos que supuso una ruptura en el panorama cultural de su época, vuelven a brillar a través de La tradición trascendida. Cántico y su época, un libro que les rinde homenaje en el 70 aniversario de la publicación de su revista homónima. La publicación está coordinada por la poeta cordobesa Balbina Prior y cuenta con artículos de 24 especialistas en la obra de los miembros del grupo cordobés.

El libro pone de nuevo de actualidad a Cántico el año en el que además se celebra el centenario del nacimiento de dos de sus miembros; el poeta Ricardo Molina y el pintor Miguel del Moral. Se trata de más de 300 páginas de estudios que llevan la firma de autores como Luis Antonio de Villena, Ángel L. Prieto de Paula, José María Barrera, Pilar Paz Pasamar, Antonio Colinas, Miguel Losada, Juana Castro, Javier Lostalé, Balbina Prior, Olga Rendón, Aquilino Duque, Jesús Munárriz, Luis Alberto de Cuenca, Bernd Dietz y José María Baez, José Infante, entre otros.

Así, la figura de Juan Bernier es analizada por Prieto de Paula, De la Torre se centra en Ricardo Molina y Barrera reivindica a José de Miguel, que era uno de los miembros más jóvenes y por ello "nunca se le ha insertado completamente" en el grupo.

Aunque el núcleo lo formaron fundamentalmente Juan Bernier, Ricardo Molina y Pablo García Baena, en torno a ellos pilotaron otros autores. Es por ello que Balbina Prior asegura que "Cántico no sólo es un grupo, va más allá; es una constelación de escritores y pintores que se formaron alrededor de la revista Cántico". Por eso también se incluye a Rocío Moraga, "la única mujer dentro el grupo". De su estudio se encarga Prior, que ha encontrado algunas dificultades para hallar ciertos datos -por ejemplo, su fecha de nacimiento y defunción- y que analiza "si ella era un miembro de Cántico o un verso suelto del grupo" porque incluso antes de publicar participaba en las tertulias del Café Gijón.

En La tradición trascendida hay varios artículos generales, como el de Luis Antonio de Villena, titulado Pequeño diccionario íntimo del Grupo Cántico, en el que "habla sin tapujos de cosas conocidas pero también desvela otras"; o el del profesor de la Universidad de Córdoba Juan de Dios Torralbo, que se centra en los poetas internacionales que se tradujeron en la revista. "Eso es muy interesante ya que a Cántico se le consideraba como un grupo bastante antiguo, extemporáneo y aislado y con este estudio se ve que tenía una actividad literaria intensa y que tenían conexiones con otras latitudes", indica Prior.

La poeta gaditana Pilar Paz Pasamar ha participado con un escrito sobre el encuentro histórico entre Cántico y el grupo que se formó en torno a la revista Platero de Cádiz. En esa cita, a Córdoba acudieron poetas como José Manuel Caballero Bonald, Serafín Pro o la propia Paz Pasamar, que llegó acompañada de su padre Arturo Paz Varela y su tío Luis. "Ella era muy joven y aquello fue como un viaje iniciático en el que vino a conocer a aquellos poetas de los que había oído hablar mucho", apunta la coordinadora de la edición.

Además, Prior destaca la aportación de Antonio Colinas, que estudió en Córdoba y recuerda en su artículo su conexión con Cántico durante su juventud y lo que supuso su entrada en el mundo poético.

Por otro lado, en el libro hay un espacio para poetas que han tenido alguna relación con Cántico, como Luis Alberto de Cuenca, Juana Castro, Francisco Gálvez, José Infante o Manuel Neila.

De los dos pintores del grupo se encargan Miguel Losada y Bernd Dietz, que analizan la figura de Ginés Liébana; y José María Baez, que se encarga de Miguel del Moral.

La obra, que ya se ha presentado en Córdoba y en Madrid, incluye también numerosos documentos inéditos, cartas, fotos y poemas que "revelan la penuria económica y la atmósfera de censura y represión en la que se desenvolvían los poetas de Cántico".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios