córdoba c.f.

El vuelo estéril de Jona

  • El delantero hispano-hondureño ha puesto rúbrica a los dos únicos goles del CCF de Merino, para el que es indiscutible arriba, aunque su rendimiento continúa en entredicho

Jona Mejía emprende la carrera para celebrar su gol ante el Sevilla Atlético. Jona Mejía emprende la carrera para celebrar su gol ante el Sevilla Atlético.

Jona Mejía emprende la carrera para celebrar su gol ante el Sevilla Atlético. / antonio pizarro

Desde que Juan Merino llegó, el Córdoba sólo ha anotado dos goles. Y ambos han llevado la firma del mismo hombre: Jona, que ya suma tres en lo que va de temporada y se queda a dos del pichichi Sergi Guardiola (5), con el que volverá a compartir frente ofensivo el domingo ante la Cultural Leonesa (El Arcángel, 18:00). Quizás sea el inicio del esperado renacer del delantero hispano-hondureño, la gran apuesta del club blanquiverde para su ataque y que no ha tenido una buena puesta en escena. De hecho, su particular estilo de juego y su falta de puntería en este primer tramo de la temporada ya lo han puesto en la diana de buena parte de la afición, que confía en ver pronto la mejor versión de un goleador acreditado en todos los equipos que ha defendido en su ya amplia trayectoria en la categoría de plata.

Dentro del engranaje ofensivo que Merino quiere para su Córdoba, la figura de Jona es indiscutible. Es por eso que ha sido titular en los cinco partidos que el preparador linense lleva al frente del equipo, una condición que apenas pueden compartir otros cinco jugadores más dentro de la plantilla. Y por el momento, su respuesta no se puede decir que haya sido del todo mala, al menos en cuanto a números. Porque el ariete malagueño ha puesto rúbrica a los dos únicos goles que el cuadro cordobesista ha anotado en estas últimas cinco fechas, que han permitido elevar los dos últimos puntos al casillero del colista de la tabla. Suyo fue el empate ante el Numancia desde el punto de penalti y suyo fue el gol al Sevilla Atlético tras un cabezazo en semifallo de Javi Galán. Un par de tantos que, después de haber anotado sólo uno en las once primeras citas del campeonato, sirven al menos para maquillar su aportación, que todo el cordobesismo espera que sea mayor en el futuro más inmediato.

Sin ir más lejos porque, aunque la producción ofensiva del CCF ahora es menor que en la etapa con Carrión al mando, el internacional por Honduras ha tenido ocasiones muy claras que bien podían haber cambiado el signo de los partidos. Y con eso se queda gran parte de la afición, que no termina de conectar con su estilo de juego, perjudicado cuando tiene que moverse tan lejos de la portería enemiga. Por enumera, ante el Oviedo, en su vuelta al once inicial tras varias semanas de ostracismo, Jona disfrutó aún con el 0-0 en el marcador de al menos tres ocasiones, un par de ellas muy claras, que podían haber dibujado un final diferente. Igual pasó en el arranque del choque ante el Numancia o, sin ir más lejos, el domingo en el Viejo Nervión, cuando ya con el 0-1 mandó al limbo un zurdazo solo ante Juan Soriano que pudo haber aniquilado a un filial sevillista que ya estaba con diez hombres sobre el terreno de juego.

Poco después, Jona pidió a Merino ser sustituido -así lo explicó el técnico en la sala de prensa-, si bien esas molestias físicas no deben impedirle estar el domingo ante la Cultural. De esta manera, el hispano-hondureño elevaría a 14 sus participaciones en un curso en el que acumula 963 minutos que no dejan muy bien su media de goles y en el que apenas se quedó en blanco, pese a estar en el banco, en los choques consecutivos ante el Alcorcón y el Lugo. Era la etapa final de Carrión y el inicio de una nueva era en la que el malagueño vuelve a sentirse importante... y celebrar goles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios