cd lugo | córdoba cf

Con el reto de superarse

  • El Lugo es un equipo valiente que asume el protagonismo y la iniciativa

  • Su doble pivote, Ferrnando Seoane y Azeez, es la clave de su engranaje

El centrocampista Azeez intenta cortar el avance de Raúl Baena (Granada), durante el partido del pasado domingo. El centrocampista Azeez intenta cortar el avance de Raúl Baena (Granada), durante el partido del pasado domingo.

El centrocampista Azeez intenta cortar el avance de Raúl Baena (Granada), durante el partido del pasado domingo. / carlos gil

El Lugo alcanzó la pasada temporada los mejores resultados de su historia. Convivió muchas jornadas en los puestos de play off, aunque finalmente quedó a ocho puntos, en la novena posición de la tabla. Para el presente curso, el sexto consecutivo en la categoría, su reto es dar un paso más y alcanzar uno de los puestos que le otorguen la opción de llegar a Primera.

Tras la salida de Luis César Sampedro del banquillo, la dirección deportiva confió en Francisco Rodríguez. Junto al técnico llegaron un total de 15 jugadores, entre los que destacan los ex blanquiverdes Juan Carlos, Bernardo, Guille Donoso o Campabadal, a una plantilla en la que ya estaba Fede Vico.

Su arranque fue difícil, con un punto en unas tres primeras fechas que sembraron de dudas el nuevo proyecto. Pero el Lugo dejó atrás sus problemas iniciales a base de triunfos. Hasta cuatro consecutivos acumuló antes de caer en la última visita a Granada, derrota que le ha sacado de los puestos de honor, aunque está a solo dos puntos del líder, Osasuna.

sin balón

A pesar de haber cambiado de técnico y de tener una plantilla muy renovada, lo que el Lugo no ha variado es un estilo de juego con carácter y un fútbol bonito y vistoso. Para ello, busca el balón como herramienta para ganar, como medio para alcanzar posiciones de finalización en campo rival.

Parte de un 4-2-3-1 con Juan Carlos asentado en la portería. Por delante, una línea de cuatro con Campabadal y Luis Ruiz en los laterales, siendo Leuko y Kravets las alternativas. Francisco exige que sean carrileros largos que pisen las dos áreas y ofrezcan apoyo a la gente de banda, que sumen en ataque apoyando la construcción del juego y generen superioridad ocupando los espacios que los extremos crean al caer hacia dentro.

En el centro de la zaga, la apuesta del técnico es una pareja que va creciendo día a día: Bernardo e Ignasi Miquel, dos futbolistas contundentes, de gran envergadura física, excelente colocación y juego aéreo, y buena salida de balón.

con balón

En el centro del campo, el doble pivote formado por Fernando Seoane y Azeez es clave en el juego gallego, pues dominan la medular y asientan el juego del colectivo. Uno y otro tienen más carácter defensivo, aunque el primero siempre trata de equilibrar el equipo, mientras el segundo muestra gran capacidad para asomarse en tres cuartos de campo merced a su potencia y buena conducción, además de intentar sorprender siempre gracias a su gran pegada.

Por delante, una línea de tres en la que Iriome, por la derecha, y Fede Vico, por la izquierda -aunque por lesión no estuvo en Granada-, son fijos para Francisco. Ambos gozan de libertad de movimientos y suelen intercambiar posiciones para generar espacios y aprovechar su llegada. Campillo, jugador con excelente visión de juego y buena técnica, ocupa habitualmente el centro, con Albarracín y Sergio Díaz como repuestos naturales. Y arriba, como referencia, Fydriszewski, con la opción de Cristian Herrrera, se encargan de trabajar para crear espacios para la llegada de la segunda línea. Fijan los centrales, los arrastran y permiten el fútbol directo al aguantar el balón y abrir a los costados.

lo mejor

Una segunda línea de mucho peso.

lo peor

La falta de gol en los delanteros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios