córdoba c.f.

El primer día de Jorge

  • El joven técnico, que se jugará el domingo ante el Rayo convertir en fija su interinidad, dirigió ayer su primera sesión con un Córdoba que recupera a Fernández, Jaime Romero y Josema

Jorge Romero sigue las evoluciones del entrenamiento celebrado ayer en la Ciudad Deportiva. Jorge Romero sigue las evoluciones del entrenamiento celebrado ayer en la Ciudad Deportiva.

Jorge Romero sigue las evoluciones del entrenamiento celebrado ayer en la Ciudad Deportiva. / fotos: jordi vidal

Acompañado de Salva Romero, su segundo en el filial desde marzo y que ahora también ejercerá de primer ayudante en esta nueva aventura en el primer equipo, Jorge Romero vivió ayer su primer día como técnico del Córdoba. Un día intenso y largo que para la plantilla comenzó con la despedida pública de Juan Merino en el vestuario y la presentación, por medio del director de fútbol, Álex Gómez, y su colaborador, Cándido Cardoso, del joven preparador cordobés, y terminó con la foto oficial, que en los próximos días hará pública la entidad en sus medios oficiales. Luego, el equipo comenzó ya a preparar el compromiso ante el Rayo Vallecano del domingo (El Arcángel, 12:00) con la agradable sorpresa de ver sobre el terreno de juego a Fernández, Jaime Romero y Josema. Tres piezas que, salvo contratiempo inesperado, estarán disponibles para una cita que será clave para el futuro de la institución, pues un buen resultado transformaría casi con total seguridad la interinidad del nuevo entrenador cordobesista en fija hasta nuevo aviso.

Alrededor de las 10:50, Jorge Romero encabezó la expedición blanquiverde a la llegada a la Ciudad Deportiva. Sonriente, como un niño con zapatos nuevos, el joven cordobés acababa de comenzar su primera jornada como entrenador del primer equipo, apenas ocho meses después de su estreno en un banquillo sénior al frente del Córdoba B, al que llegó dejando a un lado sus funciones de scouting en Segunda División. Ya sobre el nefasto terreno de juego del campo grande, el técnico terminó de preparar la sesión con sus ayudantes, un cuerpo técnico plenamente de la casa tras la salida hace una semana también del onubense Vicente Fuensalida. Así, Cristóbal Fuentes tomó las riendas desde el calentamiento, Sebas Moyano cogió a los porteros y Javi Poveda empezó al margen con Fernández, que terminó tocado la cita ante el Huesca. Poco después, el lateral cordobés se incorporó a un grupo ya con Jaime Romero y Josema, ambos bajas por lesión en el último compromiso liguero. Los tres completaron la parte intermedia sin problemas, si bien se retiraron antes de tiempo a hacer carrera continua con el recuperador.

Ya con todos listos sobre el terreno de juego, el balón volvió a ser el principal protagonista, después de mes y medio desplazado por el modelo de entender el fútbol de Juan Merino. Fue una vuelta al modo de trabajar del inicio del curso, con Carrión al frente, con un plus de intensidad en algunos jugadores, especialmente en Javi Galán, quizás picado por haber perdido el sitio en el once inicial en Huesca. Unos 75 minutos después, el grupo se marchó de nuevo hacia el estadio. Junto a ellos, Álex Gómez y Cándido Cardoso, que siguieron muy atentos las evoluciones de la plantilla durante la primera toma de contacto con Jorge Romero, cuya llegada el club tildó el lunes de interinidad, pero que se convertirá en fija si consigue un buen resultado el domingo ante el Rayo Vallecano. Nada nuevo, ya que esa misma fórmula fue utilizada con Carrión en el curso 13-14 -el 3-0 en Soria con el Numancia obligó a fichar a Albert Ferrer, que luego lograría el ascenso- y en la pasada campaña.

Como tampoco es nuevo que la entidad cordobesista optara por el silencio como vía de escape ante la delicada situación que atraviesa el equipo. Ni siquiera el hecho de cambiar de entrenador varió un ápice las intenciones de un club encerrado en sí mismo. Tanto que la comparecencia prevista para esta semana del presidente, Alejandro González, finalmente ha sido suspendida. Pero es que tampoco hablará el director de fútbol. Hoy las primeras impresiones llegarán de mano del segundo capitán, Fernández, tras aplazarse un día la rueda de prensa fijada para ayer, y será mañana, durante la visita que el equipo realizará al Hospital Reina Sofía cuando sea momento de conocer la opinión de Jorge Romero, que ayer vivió su primer día al frente de un Córdoba que espera relanzar ya desde el domingo. Sería la mejor noticia para el colista, que suma nueve jornadas sin ganar y tiene la permanencia a seis puntos, y para él mismo, pues a buen seguro vería reforzada su posición como técnico del primer equipo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios