El paso más complicado

  • Tras acecarse a tiro de un partido a la zona de salvación, el conjunto blanquiverde necesita un resultado positivo en El Sadar para no ver frenada su escalada

  • Sandoval prepara cambios

Hoy puede ser un gran día para el Córdoba. A pesar de lo complicado que resulta ganar en El Sadar a un Osasuna que sigue siendo un claro aspirante a jugar la promoción de ascenso, el conjunto blanquiverde puede acabar la jornada empatado a puntos con la zona de permanencia. Para dibujar ese escenario idílico, además de la victoria propia en territorio navarro el CCF necesitaría la derrota del Almería, a la espera de lo que mañana haga el Barcelona B en su visita al Huesca. Una cábala complicada pero posible, tanto como que ayer la Cultural y Deportiva Leonesa tumbara al enrachado Tenerife o que el Lorca rascara dos puntos al Alcorcón, que sigue sin despegarse de los puestos peligrosos.

Cualquier escenario es posible a estas alturas de la temporada, pero el Córdoba debe siempre empezar la ecuación por el resultado propio. Y ese es el reto más grande en Pamplona, donde el cuadro cordobesista luchará contra un rival de entidad, que carece de un fútbol convincente pero que es experto y solvente en ambas áreas -especialmente en la propia, pues es el segundo equipo que menos encaja en la categoría-, pero también lo hará con su propia cabeza. Y es que después de la tremenda remontada que ha protagonizado el equipo de Sandoval, el vértigo puede ser un mal compañero de viaje cuando el objetivo se ve ya tan cerca.

De ahí la dificultad de un choque en el que el Córdoba tendrá que olvidarse de todo y tratar de pescar donde casi nunca lo logró en su historia. Porque hasta los horarios de los partidos influyen y si el CCF fuera capaz de sacar los tres puntos en El Sadar, la presión cambiaría de bando ya por la tarde para el Almería y mañana para el Barcelona B, que además visita el siempre complicado feudo del Huesca.

Pero más allá de poder dar ese paso tan importante hacia la permanencia, el Córdoba tiene hoy la oportunidad de que su buena dinámica no se vea cortada de raíz. O lo que es lo mismo, que un punto en casa de Osasuna sería un botín perfecto para que los de Sandoval terminaran de hacerlo bueno la próxima semana en El Arcángel, donde si todo marcha como en las oficinas del club quieren estará la clave de la permanencia. Y es que con sólo ocho partidos por delante, no perder se antoja vital ya casi cada semana, más si se tiene en cuenta que el cuadro que entrena Diego Martínez es un serio aspirante al ascenso, por mucho que haya perdido fuelle en las últimas semanas.

Pero para rascar algo positivo de El Sadar, el Córdoba necesitará a buen seguro mejorar la imagen que mostró en sus dos últimos partidos. Los blanquiverdes tendrán que ofrecer más seriedad defensiva que la exhibida en Soria ante el Numancia y encontrar más fluidez en ataque, algo que faltó el pasado domingo frente al Lorca.

Para ello, Sandoval ya avisó en la previa de que agitará su once inicial con la intención de reactivar a la plantilla y estimular a algunos futbolistas. Por eso, más allá de la lesión de Reyes que podría ser suplida de inicio por el joven Álvaro Aguado, Jesús Valentín es el principal candidato a entrar en el equipo titular, con la idea de dotar de más fuerzas y consistencia al centro del campo, teniendo en cuenta también que en el feudo rojillo el juego aéreo es un elemento muy a tener en cuenta durante los 90 minutos.

En la complicada empresa que hoy tiene por delante el Córdoba no estará solo, pues más de un centenar de seguidores blanquiverdes viajan desde anoche rumbo a Pamplona para hacerse escuchar en las gradas de El Sadar. Sólo por eso ya merece la pena el esfuerzo de buscar un resultado que puede terminar de catapultar al Córdoba a la pomada de la permanencia, aunque el principal objetivo quizás deba ser no frenar de golpe en la remontada que vienen protagonizando los de Sandoval. Y es que cuando el objetivo está tan cerca, cada paso adelante cuesta más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios