córdoba c.f.

El factor Reyes

  • Más allá de su impacto mediático, el Córdoba empieza a rentabilizar el fichaje del utrerano, clave en las dos últimas victorias con dos asistencias

Reyes carga una portería durante una sesión en El Arcángel. Reyes carga una portería durante una sesión en El Arcángel.

Reyes carga una portería durante una sesión en El Arcángel. / jordi vidal

Llegó fuera de forma, como cabía esperar tras estar parado desde mayo, y despertando alguna que otra duda, pero en cuatro ratos José Antonio Reyes se ha encargado de demostrar que puede ser un jugador más que determinante en una categoría tan igualada como la Segunda División, uno de esos futbolistas que ganan partidos por sí solo. Sin haber disfrutado aún de titularidad alguna, el utrerano ya ha empezado a rentabilizar un fichaje con tanta influencia dentro como fuera del verde. Decisivo en las dos últimas victorias, con dos asistencias de lujo, pide a gritos un sitio en el once inicial, una oportunidad que quizás le llegue ya el domingo en Tarragona ante el Nàstic (Nou Estadi, 18:00).

Reyes fue la bomba del mercado de invierno en Segunda División y, lógicamente, el fichaje estrella de la reconstrucción del proyecto liderada desde fuera por Jesús León y Luis Oliver. Pese a mostrar un estado físico alejado del óptimo, el sevillano ya debutó esa misma semana ante el Barcelona B con apenas cuatro entrenamientos en sus pies, con media hora que evidenció sus carencias físicas en ese momento. Tras participar lo mismo en la goleada sufrida ante el Tenerife, la llegada de Sandoval le ha servido para regular sus esfuerzos y que poco a poco vaya enseñando su mejor cara. Minutos de calidad de un jugador que precisamente va sobrado de ella y que todavía tiene mucho fútbol que mostrar con la elástica blanquiverde puesta.

Mucho más fino y con un punto de ritmo más elevado, Reyes pide a gritos un sitio en el once

Hasta la fecha ha participado en 140 minutos repartidos en seis partidos, pero su entrada al campo en Alcorcón y ante el Lugo sirvió para revolucionar el ataque del cuadro blanquiverde. Un factor clave, un as en la manga que no todos los equipos, y menos aún los implicados en la lucha por la permanencia, tienen en su mano y que el Córdoba debe aprovechar. Sandoval ya ha dejado claro que quiere exprimir su talento al máximo, sin importarle lo más mínimo si tiene que ser de salida o como revulsivo. Pero el sevillano está ansioso de formar parte del once inicial. Sobre todo ahora que se le ve muchísimo más fino y con un ritmo de competición mayor.

Quizás en Tarragona le llegue esa oportunidad que viene demandando en los últimos partidos, si bien es la siguiente cita ante el Oviedo en El Arcángel la que muchos tienen marcada en rojo. Con libertad para moverse por detrás del punta, echando una mano a la medular para filtrar balones de calidad o cayendo a los costados, Reyes ya marca diferencias. Y eso es lo que buscaba el Córdoba con su fichaje, por mucho que desde fuera muchos vieran su llegada como un golpe mediático. En el campo, la verdad, que dice el himno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios