El 'dudoso' destello del bombo de la discordia

  • Desde Soria y desde la propia Mediapro contradicen la versión del club en la enésima polémica con la afición

Alejandro González, el pasado domingo en el palco de El Arcángel. Alejandro González, el pasado domingo en el palco de El Arcángel.

Alejandro González, el pasado domingo en el palco de El Arcángel. / josé martínez

La retirada de un bombo por parte de la seguridad del Córdoba al grupo de animación Incondicionales, en el encuentro ante el Numancia del sábado, sigue coleando. Y es que la versión ofrecida por el club, que aseguró que el director de partido de la Liga de Fútbol Profesional había reflejado en su informe los destellos que el instrumento estaba provocando tanto en los jugadores del Numancia como en la señal principal de televisión se cae por su propio peso a poco que se intenta corroborar.

De hecho, según ha podido saber el Día, el informe de la LFP lo único que hace es recoger un hecho que le fue comunicado por un miembro del personal del club al director de partido, la retirada del bombo a Incondicionales por parte de la seguridad debido a que los reflejos del sol estaban molestando en el palco. Una información que concuerda totalmente con la versión que ofrecen muchos de los seguidores que se encontraban en esa zona, que mantienen que desde la seguridad del club ya se les avisó antes de la retirada definitiva por las teóricas molestias que estaban produciendo al palco.

Por si quedara alguna duda de que la versión ofrecida por el club se aleja bastante de la realidad, basta con consultar tanto a fuentes tanto de la expedición del Numancia como de la productora encargada de la retransmisión, Mediapro. En el caso de los sorianos, el asunto causó incluso carcajadas, y se negó que las quejas hubieran salido de ellos. De hecho, en esa primera parte el equipo que entrena Jagoba Arrasate atacaba de espaldas al Fondo Norte, donde se ubica Incondicionales, de ahí que la molestia que pudiera haber causado el dichoso destello sería, en el peor de los casos, mínima, cuando no inexistente. Por otro lado, al jefe de producción de Mediapro no le consta reclamación alguna durante el encuentro.

Este extraño asunto ha vuelto a enturbiar la relación entre el club y parte de su afición. Una situación que choca frontalmente con las intenciones comunicadas públicamente por el club de acercarse a todos los colectivos que conforman el cordobesismo. Más allá de esas buenas intenciones pregonadas, los hechos demuestran que en la directiva del CCF siguen escociendo las pañoladas que partido tras partido se reproducen en el minuto 54, a modo de censura por lo que una parte muy significativa de la masa social blanquiverde considera una nefasta gestión de los González. Después de prohibir la entrada al campo y retirar el carné a varios socios que se mostraron críticos con el club en redes sociales, esta nueva medida suena a más de lo mismo.

A raíz de las últimas polémicas surgidas en un estadio que es de titularidad municipal, ayer se le preguntó por el asunto al primer teniente de alcalde la ciudad, Pedro García, que dejó clara su postura. "El Arcángel es un espacio público, del Ayuntamiento de Córdoba, y si hay alguien que ha cometido una ilegalidad o alguien que ha hecho algo que no debiera, para eso están los juzgados, para eso están los estamentos deportivos, que son los pueden decidir no dejar pasar a alguien", aseguró García.

Pedro García añadió que "este tipo de vetos o lo que pasó el otro día con una parte importante de la afición joven son cosas que, personalmente, no me gustan y así se lo voy a trasladar al presidente". Y es que "el club está viviendo momentos muy difíciles, muy complicados, y son momentos de ir todos a una", por lo que no entiende la actitud del club, ya que "estamos en un momento muy complicado como para que la gente no vaya al estadio, no la dejemos entrar o el que vaya no anime".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios