córdoba cf

El dominio de las áreas

  • El desembarco de Sandoval ha frenado la sangría defensiva de un Córdoba que apenas ha encajado ocho goles en diez partidos, con cuatro puertas a cero

  • Los blanquiverdes han marcado siempre con el madrileño

Narváez celebra con sus compañeros el primero de sus dos tanto al filial sevillista. Narváez celebra con sus compañeros el primero de sus dos tanto al filial sevillista.

Narváez celebra con sus compañeros el primero de sus dos tanto al filial sevillista. / álex gallegos

Más allá de estilos, sistemas o propuestas más o menos vistosas, en el fútbol se gana o se pierde según se dominen las áreas. Y eso es precisamente algo que José Ramón Sandoval ha tenido muy claro desde primera hora. Consciente del potencial ofensivo que otorga al Córdoba la presencia de Sergi Guardiola, Narváez, Jovanovic o Reyes, el primer objetivo del técnico desde su llegada fue reforzar los argumentos de protección del arco propio, algo que ha conseguido con creces, a pesar de que el relos jugaba en su contra. Porque después de encajar la friolera de 49 tantos en las primeras 26 jornadas, el conjunto blanquiverde apenas ha recibido ocho goles en las diez últimas, con cuatro puertas a cero, lo que unido a que ha marcado en todos esos encuentros, la ecuación dibuja esos espectaculares 20 puntos sobre 30 posibles que han dejado la permanencia a tiro de piedra para las últimas seis batallas del campeonato.

A pesar de tener que hacer frente a innumerables problemas en forma de lesiones y sanciones en la última línea de resistencia, la mayor virtud de Sandoval es que ha conseguido hacer del Córdoba un equipo fiable y, desde esa nueva postura, también ganador. Con un convencimiento sereno y efusivo a partes iguales, y un puñado de factores que se dan por seguros, pero no siempre aparecen en la medida adecuada sobre el verde (solidaridad, garra, esfuerzo, compromiso, actitud...), el técnico de Humanes ha moldeado a un equipo sobrio, capaz de disfrutar con el balón y sufrir cuando la posesión la tiene el otro, camaleónico para adaptarse al rival de turno y sus cualidades, y principalmente muy efectivo en las áreas, que a fin de cuentas es donde se ganan o se pierden los partidos, donde se da el salto de calidad para alcanzar el objetivo marcado.

La mitad de esos ocho tantos llegó en las dos únicas derrotas, ante Granada y NumanciaLa pegada de Guardiola, Narváez, Jovanovic o Reyes supone un peligro real para los enemigos

Con el dominio del arco contrario más o menos controlado, el reto pasaba por echar el pestillo en el propio, por detener una hemorragia por la que el CCF se estaba desangrando desde el arranque de la competición; en definitiva, por conseguir lo que no supieron hacer ni Carrión ni Merino ni Romero con sus particulares estilos. Y a fe que Sandoval y su cuerpo técnico lo han logrado. En los dos últimos meses de la Liga 1|2|3, los blanquiverdes apenas han encajado ocho tantos, lo que no ha servido para quitarle el dudoso honor de ser, tras el Lorca y la Cultural, el bloque más vulnerable de la categoría con 57 (58 tienen los murcianos y los leoneses). Un dato que refleja bien a las claras de dónde se venía y magnifica aún más el logro que está fabricando este equipo desde febrero hasta hoy.

Desmenuzando algo más ese registro parcial desde el cuarto relevo en el banquillo, la mitad de esos ocho goles llegaron en las dos únicas derrotas cosechadas por Sandoval: 1-2 ante el Granada y 2-1 en la visita al Numancia en Soria. De los otros ocho partidos, cuatro acabaron con la meta de Pawel inmaculada y, como quiera que el Córdoba nunca se quedó a cero, con otras tantas victorias (1-0 al Lugo, 0-2 en Tarragona con el Nàstic, 1-0 al Lorca y 3-0 el pasado viernes ante el Sevilla Atlético); y otros cuatro con un único gol encajado, provocando dos triunfos más (2-1 con el Valladolid, en el duelo que cambió la historia del curso, y 1-2 en Alcorcón) y dos empates ante el Oviedo y Osasuna, ambos a un tanto.

Y con una visión más global, que explica a la perfección la sobresaliente reacción del Córdoba en la lucha por la permanencia, baste con indicar que sólo cuatro equipos superan los 15 tantos facturados en estas diez jornadas por la escuadra cordobesista y sólo cinco han visto perforadas en menos ocasiones su portería. Parece que hay pocas dudas de cuál debe ser el camino a seguir en estas últimas seis jornadas para acercar, más si cabe, una salvación que empieza a verse como una posibilidad más que real gracias al claro dominio de las áreas que ha provocado la llegada al banquillo de Sandoval.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios