córdoba c.f.

Otro disparo con el premio a tiro

  • A tres puntos de la permanencia, el Córdoba abrirá el viernes una jornada decisiva con la intención de presionar a sus rivales directos y pudiendo dejar su déficit a cero

Javi Galán celebra su gol a Osasuna elevándose sobre Juanjo Narváez. Javi Galán celebra su gol a Osasuna elevándose sobre Juanjo Narváez.

Javi Galán celebra su gol a Osasuna elevándose sobre Juanjo Narváez. / lof

Cada jornada que pasa, el Córdoba alimenta más sus opciones de permanencia. De momento, tras pasar el difícil examen de El Sadar, el déficit de los blanquiverdes sigue en tres puntos, un partido, lo que le permite seguir dependiendo de sí mismo a falta de sólo siete capítulos para que baje el telón de la temporada. Por si esto fuera poco, además le abre una puerta para el optimismo, con mesura, ante lo que viene. Porque con la obligación de abrir la próxima jornada el viernes ante el colista y peor equipo de la segunda vuelta pese a su renacimiento, el Sevilla Atlético (El Arcángel, 21:00), la escuadra de José Ramón Sandoval tendrá la opción de presionar a sus rivales directos dejando su cuenta a cero. Y viendo los partidos que esos conjuntos que le preceden en la tabla tienen que afrontar, el miedo puede pasar a ser un buen aliado.

De momento, el Córdoba lleva un balance positivo en un mes de abril fundamental para terminar de posicionarse para el sprint final por la permanencia. Los blanquiverdes arrancaron a cuatro del objetivo y ya están a tres pese a sumar sólo cuatro puntos de nueve. Además, tras el bache de identidad de las citas finales de marzo y el triunfo ante el Lorca, el empate en Pamplona sirvió para volver a ver a un bloque convencido de cuál tiene que ser el camino hacia el éxito, algo que debe acabar de refrendar en la enésima finalísima ante el filial sevillista del viernes. Porque el triunfo, esos tres puntos, están en las cuentas de todos, aunque sería bueno no darlos por conseguidos ya para evitar sustos como los que los hispalenses han dado a candidatos a todo como el Zaragoza o el Granada, el pasado domingo.

Ese valioso empate en El Sadar ha dejado las cosas como estaban, pero con una jornada menos, para el CCF. Entre otras cosas porque sólo la Cultural Leonesa, que sale de la zona de descenso después de diez jornadas entre los cuatro últimos, y el Reus, que toma un importante colchón, ganaron entre los implicados en la pelea por la permanencia en la categoría de plata. El resto empataron, salvo el Nástic y el Barcelona B, a los que el equipo cordobesista recorta un punto.

Y ahora, además, las cosas viran para bien el próximo fin de semana, al menos sobre el papel. De salida, el Córdoba es el que tiene que afrontar el choque más asequible, pues recibe a un filial que es colista y tiene la salvación a 16 puntos, por lo que aparece prácticamente desahuciado. Si a eso se le añade que los cinco equipos que marchan por encima en la clasificación tienen que medirse a conjuntos metidos de lleno en la batalla por el ascenso, el cóctel tiene una pinta espectacular... que luego el verde se encargará de confirmar o no.

Los cinco equipos que preceden al Córdoba se miden la próxima fecha a aspirantes al ascenso

Así, abriendo la jornada y con el déficit en sólo tres puntos, el Córdoba puede entrar al fin de semana a cero y, en función del marcador, hasta fuera de la zona de descenso. Sería la mejor forma de presionar a sus rivales, de echarle una pizca de pimienta más a una fecha que ya de por sí tiene su miga. El Barcelona B, que sigue en descenso tras caer ayer en Huesca pese a comenzar ganando (2-1), recibirá a un Rayo Vallecano que es segundo y, por lo tanto, defenderá su plaza de ascenso directo ante la presión precisamente del conjunto oscense. La Cultural jugará en Granada ante un rival a dos puntos del play off y el Almería viajará a Zaragoza para medirse a un equipo que está a uno del premio de la postemporada. Para cerrar el círculo, el Nàstic y el Alcorcón serán anfitriones, respectivamente, de un Numancia cuarto y un Osasuna que apura sus opciones de alcanzar unos puestos de fase de ascenso que tiene ya a dos partidos.

Los dos últimos implicados aún en la pelea por abajo, el Albacete y el Reus, se miden entre sí y, tras los resultados del pasado fin de semana, podrían dar un paso de gigante para sellar su continuidad en la categoría. Un reto hacia el que camina con firmeza el Córdoba, al que las cuentas le siguen saliendo y que quiere dar el paso definitivo el viernes, en la segunda oportunidad seguida para ver el cielo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios