córdoba cf | cádiz cf

Un discurso marcado por la prudencia

  • "El único objetivo ahora es ganar al Cádiz", apunta Carrión, seguro de que el equipo se va "a dejar la vida" en ello

Luis Carrión, junto a Jona y Josema, aplaude a sus jugadores en el entrenamiento de ayer en el estadio. Luis Carrión, junto a Jona y Josema, aplaude a sus jugadores en el entrenamiento de ayer en el estadio.

Luis Carrión, junto a Jona y Josema, aplaude a sus jugadores en el entrenamiento de ayer en el estadio. / barrionuevo

El susto de la pasada temporada ya es historia, pero no se olvida. Ese recuerdo ha calado hondo y sirve para que el discurso unitario del vestuario no mire más allá del partido inminente. La ilusión por hacer algo grande y estar arriba en la tabla es lógica, pero nadie quiere saltarse el guión: "El objetivo es ganar al Cádiz, no hay más", comentó ayer el patrón del plantel, Luis Carrión, que tiene claro que es el momento de dejar "a un lado lo hecho en pretemporada" porque el fuego real empieza ahora, y a buen seguro serán batallas muy diferentes a las de los amistosos.

A escasas horas para que el telón del curso 17-18 se suba en El Arcángel, Carrión no ocultó sus "ganas de que llegue el partido". Es a lo que ha ido encaminado el trabajo en un verano en el que la reconstrucción del proyecto ha obligado a poner énfasis en formar "un bloque" y construir "una idea de juego, un equipo que se lleve bien dentro y fuera del campo", lo que además se ha visto reforzado con "buenos resultados" que ahora dejan de ser "significativos". Porque el catalán admite que ante el Cádiz le espera "un partido complicado que nos va a exigir mucho" para "conseguir los tres puntos, que es lo que queremos". "Nos vamos a dejar la vida para ganar", insistió.

Con "el once perfilado", Carrión piensa que el CCF va "a tener un equipo competitivo, con gente en el banquillo preparada para dar igual o mayor nivel" que los elegidos de inicio, entre los que lo único claro es que no estará el lesionado Pawel. Sin embargo, más allá de aspectos tácticos, hay un tema mental sobre el que también ha tenido que hacer hincapié el preparador blanquiverde: "Quitar esa responsabilidad de que empieza la Liga porque no debe haber diferencias con los partidos que hemos jugado antes. Si jugáramos una final ahora mismo, habría que jugar un partido normal. Hay más tensión porque la gente quiere empezar bien, pero intentaremos hacer un partido en el que estemos más cerca de ganar que de perder".

Todo ante un Cádiz que "se siente cómodo estando juntito y es un equipo que hace muy bien lo que hace, no cree que tener el balón sea su objetivo primordial y con movimientos rápidos y al espacio lo hacen bien. Es un equipo que me gusta, hicieron play off y hemos trabajado toda la semana para frenar su salida rápida por fuera". Un conjunto amarillo que Carrión entiende que "se ha repuesto bien" a las salidas de hombres clave como Aridane, Aketxe u Ortuño, y que "mantiene las dos bandas y José Mari; seguro que nos encontramos con un equipo competitivo" adiestrado por Álvaro Cervera, un entrenador que "tiene claro lo que quiere y firma para lo que quiere".

Pero más allá del Cádiz, a Carrión le preocupa su equipo. Y se le ve satisfecho. De hecho, se muestra "ilusionado" porque está convencido de que "hemos hecho un buen trabajo, se ha firmado bien, se ha invertido, hemos traído gente importante, y más allá de los resultados, el grupo es bueno". Es el primer paso para intentar vivir un año tranquilo en el que el deseo común de todo el vestuario es que todo lo que rodea al Córdoba vaya "en el mismo barco". "El cordobesismo se ilusiona pase lo que pase, pero lo que tenemos que hacer es hacer las cosas bien, que así será más fácil que todos estén con parte del equipo, pues si ganamos se nos apoyará más", finalizó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios