Una base para crecer

  • La línea de cuatro defensas del conjunto blanquiverde se consolida en pretemporada y hace olvidar a sus antecedentes

  • Los de Carrión han encajado sólo tres goles en ocho partidos

Carrión trabaja con algunos de sus defensas el sistema defensivo. Carrión trabaja con algunos de sus defensas el sistema defensivo.

Carrión trabaja con algunos de sus defensas el sistema defensivo. / josé martínez

En el ideario futbolístico de Luis Carrión, el ataque tiene claro protagonismo. El técnico catalán aboga porque sus equipos manejen el balón y busquen la portería rival, aunque en la Segunda División es tan importante eso como ser un equipo sólido y que encaje pocos goles. Curiosamente, el Córdoba ha demostrado en pretemporada ser un equipo que ve portería con facilidad pero si por algo ha destacado durante los encuentros estivales es por la solidez defensiva. Tan solo tres goles ha encajado el cuadro blanquiverde en los ocho encuentros disputados, dejando además muestras de que la teórica zaga titular se ha acoplado bien y funciona con solvencia.

La línea defensiva del nuevo CCF era toda una incógnita cuando el equipo echó a andar. Salidas importantes en esa zona del campo como las de Deivid, Héctor Rodas, Domingo Cisma, Antoñito o Bíttolo obligaron al club a moverse rápido y dar un lavado de cara casi completo a esa parcela del equipo. Para los laterales llegaron dos viejos conocidos como Pinillos y Fernández, de los que ya se conocen en Córdoba sobradamente sus cualidades. Más desconocidos eran Josema y Joao Afonso. El primero fue la gran apuesta del club, pues hubo que pagar un traspaso de 500.000 euros al Almería para incorporarlo. Y lo cierto es que el joven central zurdo ya está empezando a dar la razón a los que apostaron por su fichaje, dejando muestras de su rapidez al corte, su criterio para sacar el balón y su capacidad para los desplazamientos en largo. Además, Joao parece complementar bien al murciano, con su poderío aéreo y su contundencia al corte, y entre ambos han formado una solvente pareja de centrales.

En la recámara para cubrir cualquier eventualidad de una zaga que parece bastante definida quedarían Loureiro, Caro y Mena. Hay voces que señalan a esa segunda unidad como una bajada considerable de nivel respecto a los teóricos cuatro titulares, aunque tanto Carrión como la dirección deportiva dieron por cerrada esa parcela del equipo.

Aunque va justo de efectivos atrás, el Córdoba ha demostrado en los amistosos de pretemporada que su defensa puede ser competitiva en liga. Al menos así lo respaldan los datos, porque en ocho amistosos disputados el conjunto blanquiverde sólo recibió tres tantos. En cinco ocasiones dejó su portería a cero y, curiosamente, los rivales de mayor entidad (el Almería y el Betis) no lograron marcar al conjunto cordobesista.

Sólo el Écija, el Sanluqueño y el Extremadura fueron capaces de perforar la portería blanquiverde durante el verano y, salvo el tanto del conjunto extremeño, los goles han sido cuando el marcador ya era favorable al conjunto cordobesista.

Pese a ser sólo datos de pretemporada, esos números ganan más valor si se comparan con los de otros equipos de la misma categoría. Sin ir más lejos, el primer rival del CCF en liga, el Cádiz, cerró su pretemporada con un déficit importante en la parcela defensiva. Los amarillos han encajado 12 goles en nueve amistosos disputados, lo que supone cuatro veces más que los que le han anotado al Córdoba. Ese buen hacer defensivo del equipo de Carrión está haciendo que la salida de un hombre como Deivid haya sido menos traumática de lo que se esperaba. El central canario, que ayudó al equipo enormemente en el tramo final de la pasada temporada, ha sido bien suplido por Josema, sin que el nivel defensivo del equipo se resienta, al menos de momento.

A ese buen hacer defensivo del Córdoba contribuyen también de manera notable los guardametas. Al ya consolidado Pawel Kieszek se ha unido este verano un Igor Stefanovic que ya ha dejado grandes sensaciones bajo los palos, demostrando su capacidad para ser competencia real para el polaco, cuando éste logre superar su lesión en una mano.

Ese buen hacer general del Córdoba en defensa permite albergar esperanzas fundadas de que el equipo de Carrión sea competitivo una vez que arranque la liga, pues estadísticamente en Segunda División se ha demostrado que es tan importante o más no encajar goles que hacerlos en la portería contraria. De momento, el CCF ha demostrado tener en su zaga una buena base para crecer como equipo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios