córdoba c.f.

La arenga del presidente

  • Jesús León pide "un plus" a la afición para "crear un ambiente de final" que ayude a "rematar" la remontada por la permanencia

  • "Que actúen como nunca", dice

Magdalena Entrenas, Jesús León y Joaquín Zulategui, ayer en El Arcángel. Magdalena Entrenas, Jesús León y Joaquín Zulategui, ayer en El Arcángel.

Magdalena Entrenas, Jesús León y Joaquín Zulategui, ayer en El Arcángel. / juan ayala

Si explotastes de júbilo con el gol de Montenegro en Getafe. Si saltastes de alegría en Leganés con el tanto de Olivera. Si derramastes lágrimas de rabia con aquella derrota ante el Valladolid el curso del cincuentenario. Si te cruzaste España para ver las hazañas de Pasarón y El Alcoraz. Si te quedastes sin uñas cuando Abraham Paz preparaba su penalti en el Rico Pérez. Si tocastes el cielo con Uli Dávila y el imposible de Las Palmas. En definitiva, si sientes muy adentro los colores blanquiverdes y se te eriza la piel cuando suenan los primeros acordes del himno, el domingo tienes un sitio reservado en El Arcángel. Porque el Córdoba, ese amante que te robó el corazón para no devolvértelo jamás, te necesita para acercar el triunfo en el partido de la temporada, tal vez el más importante del club en su etapa reciente, a la altura o por encima de las luchas por el ascenso. Y tú, cordobesista, tienes que estar con él.

Ayer lo pidió el presidente, Jesús León, el culpable de haber devuelto la ilusión a una hinchada y una ciudad que ahora tienen que dar el último paso para convertir lo que durante muchos días fue una quimera, en una hermosa realidad. "El partido de Almería va a marcar el rumbo futuro del club", acertó a decir el dirigente al inicio de una comparecencia que tuvo como "excusa" la presentación de la caseta de Feria del club. Una coartada perfecta, tal y como está hoy en día El Arenal, para transmitir un mensaje con fondo, que debe calar en el cordobesismo para que el estadio marque el domingo el primer tanto: "El equipo está enchufado, tiene la presión necesaria. El trabajo está más que hecho. Lo que necesitamos es que Córdoba gane este partido, que no sólo lo van a ganar los once, ni Sandoval ni Luis Oliver ni yo, sino un Córdoba que representáis todos".

Apenas 200 asientos han sido liberados, quizás porque esta vez sí irán muchos más abonados

"Este partido tiene que ser algo diferente. Tenemos que crear un ambiente único, incluso me atrevo a decir que mejor que cuando se produjo el ascenso", indicó León, afanado con el resto del club en conseguir que El Arcángel esté lleno hasta la bandera. Agotado el papel el lunes, desde el martes está en marcha una campaña para liberar asientos, aunque sólo unos 200 socios lo han hecho. Quizás esta vez irán muchos más abonados, esos que han venido faltando en las últimas citas en una cifra cercana a los 5.000.

"Nos jugamos mucho, mantenernos en la categoría, en la Liga de Fútbol Profesional, cuando estábamos desahuciados", insistió el presidente, convencido de que "necesitamos un ambiente de final y la hora es propicia, con la Feria al lado". "El campo lo queremos llenar de afición, no de público, porque es un momento clave, que para muchos era imposible. Hemos conseguido estar en la orilla, pero nos jugamos muchísimo yo, el club, la ciudad, los medios, todos", advirtió el montoreño, que estuvo respaldado por la consejera Magdalena Entrenas y el secretario del consejo, Joaquín Zulategui.

Jesús León quiere que el apoyo de la grada haga que "de partida tengamos un punto, aunque vamos a salir a por el duelo sin pensar en otra cosa". De hecho, su mensaje al equipo ha sido que salgan "no al 200, sino al 300 por cien" porque "ganar al Almería sería tocar la orilla y sólo quedaría salir". "Tenemos que conseguirlo como sea porque de lograrlo pasaremos no sólo a la historia del club, sino de España, porque nadie lo ha hecho", siguió el mandatario, consciente de que "estar en la historia está muy bien, pero hay que conseguirlo para disfrutarlo. Hemos conseguido llegar y ahora El Arcángel tiene que ser un fortín de verdad, más que una caldera. Necesitamos más ayuda que nunca".

Eso sí, un impulso que el presidente prefiere que se reduzca al estadio, tras la mala experiencia vivida con el recibimiento en la previa del Huesca (2-4). "Soy supersticioso y, como perdimos, he pensado no hacer nada. A los jugadores no hay que animarlos más antes, están muy enchufados", explicó León antes de volver a poner el foco en la afición: "Creo que hay que quitar presión a los jugadores, porque la han tenido desde el primer día que llegué. Debemos hacer todo natural, pero que desde el minuto uno que sea la afición la que actúe. Y que todo ande solo".

Quizás sea la mejor forma para culminar con éxito una remontada inimaginable para muchos, a excepción de Jesús León, "el único loco que creí en esto, pues si no me lo creyera habiendo comprado, menuda historia". "Hay que ser conscientes de lo que hemos conseguido, pero de nada sirve si no lo rematamos. Y para rematarlo sólo nos queda tirar de la afición, exigir casi que actúen como no han actuado nunca. Necesitamos que no esté sentada, sino que esté activa y que empuje porque eso va a influir mucho en el resultado. Me gustaría que tuviésemos el ambiente del otro día en Vallecas. O en Pamplona, que era una locura. Porque tal y como está el equipo de unido, entregado e implicado, lo que nos queda es ese plus para terminar de conseguirlo", finalizó el presidente, en una arenga que no debe caer en saco roto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios