Otro año mirando atrás

  • Plagado de bajas y con alguna duda, el Almería ha reaccionado con la llegada de Lucas Alcaraz al banco

El rojiblanco Pozo trata de eludir la presión de Raúl Guti (Zaragoza). El rojiblanco Pozo trata de eludir la presión de Raúl Guti (Zaragoza).

El rojiblanco Pozo trata de eludir la presión de Raúl Guti (Zaragoza). / javier alonso

Pese a la remodelación del plantel que hace cada verano, el Almería no acaba de encontrar la tranquilidad necesaria desde su descenso de Primera en la campaña 14-15. Desde entonces, su lucha es pelear por la permanencia. Y eso conlleva un baile de entrenadores que le llevó a utilizar cinco en el curso 15-16; tres en el 16-17, y otros tantos en lo que va del actual.

Tras la destitución de Ramis, el Almería ganó con el técnico del filial, Francisco Javier Fernández, que hizo de puente para la llegada del excordobesista Lucas Alcaraz, con el que el equipo está iniciando un camino cuanto menos de estabilidad que le ha sacado de los puestos de descenso. Con el técnico granadino, el cuadro albirrojo empató con el Barcelona B, derrotó al Tenerife y perdió de forma agónica ante el Granada.

Al margen de lo deportivo, Alcaraz está teniendo que sobreponerse a varios contratiempos, con siete bajas seguras para recibir al CCF: los lesionados Javi Álamo, Caballero, Hicham, Fran Rodríguez, Tino Costa y Fidel, y el sancionado Rubén Alcaraz. Por suerte, Verza, Owona y Estupiñán ya están aptos en un equipo del que ya no forma parte Nauzet Alemán.

sin balón

Atrás quedó el 4-2-3-1 e incluso el 4-3-3 que dibujó el Almería con Luis Miguel Ramis. Lucas Alcaraz perfila un clásico 4-4-2 y trata de que su equipo muestre carácter e intensidad en todas sus acciones. Aunque el preparador rojiblanco no renuncia a la posesión del balón, ni a llevar el peso del partido, se siente cómodo con el juego directo y las transiciones rápidas, y saca además un gran rendimiento a las jugadas de estrategia.

Con René en la portería, la línea de cuatro dependerá de que el técnico adelante o no a Joaquín al centro del campo. Si lo hace, Trujillo y el recuperado Owona se juegan un puesto para acompañar a Morcillo en el eje. En los laterales estarán Motta y Nano, dos jugadores incansables que cumplen en defensa y se lanzan rápido al ataque, mostrándose, como el resto, contundentes y expeditivos.

con balón

Ante la baja de Rubén Alcaraz, referencia en la organización, Lucas puede optar por adelantar a Joaquín para conformar el doble pivote junto a Mandi, dos jugadores de corte defensivo a los que dispondría de forma escalonada y nunca en línea. La decisión está pendiente de que Verza juegue o no.

En los costados, la baja de última hora de un Fidel lejos de su mejor forma, puede empujar a Alcaraz a alinear a Corredera en la derecha, cambiando de banda a Gaspar. Por delante mantendrá al imprevisible Pozo, un jugador con una calidad técnica impresionante que aparece por cualquier zona de ataque, y siempre unos metros por detrás de la referencia, que podría ocupar Juan Muñoz.

lo mejor

La reacción con Lucas Alcaraz.

lo peor

La plaga de bajas, como Alcaraz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios