Unos 13.000 abonados respaldan el proyecto

  • A falta de datos oficiales, el CCF para el golpe del curso pasado y pierde sólo unos 3.000 socios

Las oficinas de El Arcángel durante la campaña de abonados. Las oficinas de El Arcángel durante la campaña de abonados.

Las oficinas de El Arcángel durante la campaña de abonados. / barrionuevo

El Córdoba cerró el pasado viernes su campaña de abonados y lo hizo rozando la barrera de los 13.000 socios. El conjunto blanquiverde aún no ha ofrecido datos oficiales al respecto aunque, tras cerrar la fase de renovaciones con 11.100 carnés expedidos, unos 2.000 nuevos abonados formalizaron su renovación para que el descenso final en la masa social del club no sea demasiado grave. En torno a unos 3.000 abonados menos presentará el Córdoba respecto al curso pasado, cuando se alcanzaron los 15.755 acólitos. Un dato que se esperaba incluso mayor después del decepcionante curso que protagonizó el conjunto cordobesista.

Bajo el lema Delirios de Cordura, el Córdoba volvió a apelar al corazón de los aficionados blanquiverdes, justo cuando menos razones deportivas había para argumentar la inversión en el abono. La estrategia de marketing del club a la hora de anunciar la gran mayoría de los fichajes de una tacada justo antes del comienzo de la campaña ayudó a que el cordobesismo acudiera en su amplia mayoría a renovar el carné. Aún así, esa primera fase de la campaña de abonados se cerró con 11.100 carnés expedidos, dato que deja a las claras que unos 4.600 cordobesistas desistieron de renovar su compromiso con la entidad respecto al año pasado.

Unas 2.000 altas nuevas se produjeron durante la última fase de la campaña, en las que también habría que contabilizar los carnés que se incluyen dentro de los acuerdos comerciales que el club firma con distintas empresas, patrocinadores y organismos. El recuento de esos compromisos fue el argumento que ayer se esgrimió desde el club ante la falta de datos oficiales al cierre de la campaña, a pesar de que desde el viernes se echó el cierre en las taquillas.

En todo caso, desde el club y en boca de su presidente Alejandro González ya se mostró satisfacción hace unos días por el ritmo en la venta de abonos. González se atrevió incluso a señalar como positivo el descenso en la masa social del club, porque así "si la temporada va bien se harían mejores taquillas".

Lo cierto es que desde el paso por Primera División, en el que el Córdoba consiguió superar la barrera de los 16.000 abonados, la tendencia ha sido negativa año tras año, conforme se ha ido apagando la ilusión por regresar a la élite del fútbol español.

Pese a ello, el CCF se mantendrá como uno de los equipos de la categoría con mayor respaldo social, sólo superado de momento por el Sporting de Gijón, el Zaragoza, el Cádiz, Osasuna y el Oviedo. Y es que la fidelidad del aficionado blanquiverde se ha vuelto a mostrar inquebrantable, a pesar de que atendiendo a razones lógicas la temporada pasada habría merecido un descenso mucho más significativo en la masa social del club.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios