Desde los 80, el Rayo se hizo tormenta

Rodri remata ante el cordobés Dorado, en el último CCF-Rayo. Rodri remata ante el cordobés Dorado, en el último CCF-Rayo.

Rodri remata ante el cordobés Dorado, en el último CCF-Rayo. / el día

El Rayo Vallecano jugará el domingo su partido número 20 de visitante ante el Córdoba, un historial de enfrentamientos extenso centrado mayormente en Segunda División, con un escarceo reciente en Primera y otro par de ellos en la Copa del Rey. Un cruce de caminos que vivió un momento clave en la década de los 80: hasta ese momento, ocho de las nueve visitas vallecanas a El Arcángel se habían saldado con victoria de un cuadro blanquiverde que desde entonces apenas ha celebrado un triunfo en diez compromisos, y ni siquiera fue en Liga, sino en el torneo del KO.

Desde que el 14 de febrero de 1960 el Rayo Vallecano llegó por primera vez a Córdoba, se convirtió en un rival amable. Hasta el curso 76-77 jugó hasta nueve veces de visitante en El Arcángel, y apenas si se llevó una alegría: un triunfo por la mínima en la 69-70. El resto de choques fueron victorias más o menos cómodas de la escuadra blanquiverde, especialmente a partir de ese único tropiezo que dio paso a seis triunfos locales por dos o más tantos de renta.

Pero a raíz del primer partido en los 80, en la campaña 81-82 saldado con un 1-1, todo cambió para mal para el cordobesismo. Dejando a un lado ese reparto de puntos, el balance en las últimas nueve visitas rayistas, siete ligueras y dos en Copa, es de seis triunfos visitantes, por uno cordobesista y un par de empates. Como el 0-0 del pasado curso, en el cierre de local de la primera vuelta que dio paso a una fase negra entre enero y febrero.

Así, el último gran disgusto local llegó en la despedida en casa de Primera División, con un 1-2 (Raúl Baena y Embarba dejaron en nada el gol de Luso) que marcó el camino hacia la frustración que hoy invade a un cordobesismo que tiene que irse hasta septiembre de 2010 para recordar la última fiesta en casa con el Rayo de invitado. Fue en tercera ronda de la Copa del Rey, con un 2-1 firmado con un gol en la prolongación de Alberto Aguilar (antes habían anotado Javi Flores y Coke) que dejó en anécdota la roja al hoy meta rayista Alberto García. Ya va siendo hora de encontrar otro héroe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios