córdoba c.f.

"Pienso en estar mucho tiempo"

  • Romero afronta la oportunidad con "muchísima ilusión" y está convencido de que "las cosas van a salir bien"

Parte de la plantilla, con profesionales del Reina Sofía y niños ingresados. Parte de la plantilla, con profesionales del Reina Sofía y niños ingresados.

Parte de la plantilla, con profesionales del Reina Sofía y niños ingresados. / el día

Jorge Romero está como un niño con zapatos nuevos. Su rostro refleja felicidad, aunque seguro que oculta ese punto de responsabilidad por lo que se le viene encima. El domingo estará en el banquillo de El Arcángel, pero no para dirigir al filial como hasta hace una semana, sino moviendo los hilos de un Córdoba que atraviesa su momento crítico de la última década y tiene que reaccionar sí o sí ante el Rayo Vallecano (El Arcángel, 12:00). Pero el joven técnico no se achanta y tiene claro que "para nada" le supone un marrón llegar en esta situación, con el equipo colista y la permanencia a seis puntos. Es más, su convencimiento es que "las cosas van a salir bien y vamos a estar donde merecemos", lo que le permitiría alargar su etapa como jefe del vestuario. "Pienso en estar mucho tiempo", advirtió ayer en su primera aparición pública, con motivo de la visita del plantel a los niños ingresados en el hospital Reina Sofía.

Antes del acto, en el que el equipo, acompañado de la dirección y profesionales del centro, compartió unos minutos con los menores, con los que jugaron, se fotografiaron y a los que obsequiaron algún que otro regalo, Romero realizó sus primeras manifestaciones ya como técnico del primer equipo. Y desde el principio quiso dejar claro que está "muy ilusionado y con ganas de que llegue el domingo".

El cordobés, que a sus 32 años llega al fútbol profesional de la mano de un Córdoba en el que lleva varias campañas haciendo labores de scouting del primer equipo y de entrenador en las categorías base y el filial, no puede ocultar que tiene "más ganas que nunca" de que el balón empiece a rodar ante el Rayo, una cita que es una oportunidad de oro para él. Porque, aunque apuntó que "no" ha hablado "de futuro" con la propiedad, tiene claro que de ganar seguirá seguro al frente de un proyecto que no han podido conducir a buen puerto ni Luis Carrión, con el que ayer departió en el transcurso del partido del Córdoba B, ni Juan Merino; de perder, la patata caliente volvería a estar en la propiedad. De momento, él mira "el día a día como si fuera el último", si bien tiene "confianza en que las cosas van a salir bien", por lo que piensa "en estar mucho tiempo".

"Para nada es un marrón", puntualizó al ser cuestionado sobre la dificultad de hacerse ahora cargo del equipo. Y es que el técnico llega con "muchísima ilusión" y consciente de que en su rol de "persona de club" le ofrece estas situaciones. Pero eso no impide que su entusiasmo sea máximo. "Estoy con muchísimas ganas y pensando de que todo va a salir bien y vamos a estar donde merecemos", insistió, antes de dejar claro que para eso es fundamental "decir más en actos que en palabras; las palabras se dirán en el campo el domingo".

Y eso tocará ya a un equipo que Romero ve "con ilusión, dentro lógicamente de la responsabilidad que requiere el momento en el que estamos, pero sobre todo con muchísima esperanza de que las cosas van a salir bien". Para ello, el primer paso hay que darlo en la cita ante el Rayo, a la que el nuevo técnico llega con un deseo: sumar los tres puntos. "Espero conseguir salir al campo como hay que salir y ganar. Al margen de los extras que pueda tener el partido, nuestro objetivo es ganar y salir al campo con esa intención". Motivaciones hay muchas, empezando por el estreno en el banquillo de Jorge. Suerte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios