córdoba c.f.

Merino ya es historia

  • El Córdoba pone fin a la corta e improductiva etapa del técnico linense en busca de la reacción del equipo para salvar la temporada

  • Jorge Romero toma las riendas hoy "de forma interina"

Juan Merino charla con el preparador de porteros, Sebas Moyano, durante el entrenamiento del domingo. Juan Merino charla con el preparador de porteros, Sebas Moyano, durante el entrenamiento del domingo.

Juan Merino charla con el preparador de porteros, Sebas Moyano, durante el entrenamiento del domingo. / juan ayala

Comentarios 1

Juan Merino ya es historia en el Córdoba. El club blanquiverde finiquitó ayer la corta e improductiva etapa del entrenador linense, que ha durado siete partidos en los que el equipo, lejos de reaccionar, se ha desplomado aún más en la clasificación, hasta verse como colista y con la permanencia ya a seis puntos. Desde hoy, Jorge Romero, hasta ahora al frente del filial, toma las riendas "de forma interina", según anunció el club en una nota, aunque viendo los precedentes no sería descartable que próximamente fuera confirmado hasta final de temporada. Es el tercer entrenador de la campaña y el undécimo desde la llegada a la propiedad en junio de 2011 de la familia González, que continúa apostando por la promoción interna, al menos mientras trata de convencer a algún preparador con más experiencia para que se haga cargo de un proyecto que camina directo al desastre.

Como no podía ser de otra forma tras el ridículo de Huesca, con un pre, un post y, sobre todo, un partido que no había por dónde cogerlo, Merino dejó ayer de ser entrenador del Córdoba. Lo hizo con el dudoso honor de ser el peor revulsivo de la historia reciente de la entidad, después de no haber conseguido sumar ni un solo triunfo en siete partidos. Su balance queda en tres puntos -fruto de tres empates- de 21 que apenas le dan para superar a Esteban Vigo, fulminado tras un 1 de 21 al inicio de la campaña 2004-05 que terminó en el último descenso a Segunda B de la escuadra cordobesista.

El preparador gaditano, que ha decidido despedirse del cordobesismo a través de un comunicado y no en rueda de prensa, llegó para relevar a Luis Carrión el pasado 17 de octubre con un contrato hasta el final del curso 18-19, por lo que habrá que ver en qué condiciones se ha cerrado el acuerdo apenas 40 días después de la firma. En ese tiempo, sus números han sido lamentables: cero triunfos, tres empates y cuatro derrotas, con cinco goles a favor -tres de ellos desde el punto de penalti- y once en contra. Todo para que el equipo pasara de ocupar el puesto 19 que cierra la zona de descenso con una mínima desventaja de un punto con la permanencia, a ser colista en solitario y verse a seis de la salvación.

El club blanquiverde, que agradeció en su comunicado a Merino "su buen hacer, profesionalidad y buena voluntad" y le deseó "mucha suerte y grandes éxitos" en el futuro, entrega ahora el equipo a Jorge Romero, hasta ahora al frente del filial en el Grupo IV de Segunda B y que hoy dirigirá el primer entrenamiento con vistas al duelo del domingo ante el Rayo Vallecano (El Arcángel, 12:00). Será una sesión a puerta abierta, fijada a partir de las 10:30 en la Ciudad Deportiva.

De momento, el Córdoba señala que esta decisión no es definitiva, lo que invita a pensar que la dirección deportiva está rastreando el mercado en busca de un entrenador con más experiencia (los nombres de Javier Clemente o José Ramón Sandoval, que ya sonaron tras la destitución de Carrión vuelven a estar sobre el tapete, una vez descartado Sergi). Eso sí, con los precedentes en la mano, no está descartado que el cordobés se siente en el banquillo la próxima jornada y, en función del resultado...

Romero, que hasta el pasado mes de marzo formaba parte del cuerpo técnico del primer equipo, en el que hacía análisis en vídeo de los partidos, llegó al banquillo del filial para relevar a Carlos Losada, estando el equipo en puestos de descenso y con la permanencia a dos puntos. Al final del ejercicio, logró el objetivo con un par de jornadas de margen, dejando al equipo en el puesto 11 y con un colchón de nueve sobre el descenso y tres con el puesto de play out, sobre el que esta temporada el B no tiene ahora mismo más margen que la diferencia de goles.

Mientras llega otro técnico, el reto inmediato de Jorge Romero es hacer reaccionar a un Córdoba que acumula nueve jornadas sin conocer la victoria y sigue desplomándose en la tabla sin dar señales de vida, evitando así un desenlace como el vivido el año de Primera tras la penúltima promoción interna -la última fue hace un año con Carrión-, con José Antonio Romero. El cordobés se convierte en el undécimo entrenador de la era González, iniciada con Paco Jémez, que con José Luis Oltra ha sido el único capaz de empezar y acabar una campaña. El resto han sido ceses y giros que no siempre han tenido un final feliz. Ojalá este sí lo tenga...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios