Merino la echa al suelo

  • El técnico asegura que "las finales las jugamos los cuerpos técnicos" aunque reconoce que su equipo necesita una victoria para volver a confiar

Merino observa el trabajo de sus hombres durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. Merino observa el trabajo de sus hombres durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva.

Merino observa el trabajo de sus hombres durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. / juan ayala

Una semana más, Juan Merino comparecía en la sala de prensa de El Arcángel con la esperanza de que su equipo logre por fin el primer triunfo bajo su mando, que sume tres puntos que serían liberadores y que, sobre todo, servirían para aflojar la presión que ya existe sobre el gaditano. "Es lo que esperamos todos, una victoria que cambia todo, sobre todo la dinámica. Hace tiempo que no se gana y para la afición también es importante. Pero también por el equipo, que lo merece por cómo trabaja y lo que transmite. También para el cuerpo técnico porque eso nos refuerza", reconoció el de La Línea de la Concepción, que ve a su equipo "con las ideas bastante claras, con rostros serios y muy mentalizados de lo que nos jugamos" en un partido que considera "súper importante y ojalá sea la primera victoria".

Y es que la reacción que se esperaba tras su llegada aún no se ha producido, algo que Merino sabe que pone en riesgo su puesto. "Dependemos de una pelota. Es verdad que el cambio de entrenador suele ir acompañado de una reacción. La reacción no ha existido en cuando a resultados pero sí en comportamiento y en cómo está el equipo compitiendo, aunque es verdad que los resultados son los que cuentan", expuso el técnico, que aseguró que su intención es "revertir la situación, estamos preparando al grupo para ganar el primer partido, que te hace ver las cosas de otra manera, aunque a veces el fútbol depende de caprichos y eso lo hace bonito e interesante".

Esa primera victoria pudo llegar ante el Sevilla Atlético, pero al Córdoba le faltó, según su técnico templanza en los momentos clave. "El otro día nos pusimos 0-1 y todo hacía indicar que el partido iba para nosotros, por cómo se estaba dando. Pero nos faltó tranquilidad y templanza aunque yo también he sido jugador y sé que siempre el ganar el primer partido cuesta más. Creo que es comprensible y yo les digo a los chavales que el primer triunfo es el más difícil, porque desde la victoria la confianza crece. Estuvimos cerca de ganar ante un equipo difícil y estamos preparados", aseguró a Merino, que quiso reiterar que ve "a la gente muy metida en el trabajo y necesitamos una victoria por cómo están trabajando". Además, el gaditano es consciente de que "a la afición es difícil hacerle ver el trabajo si no se gana, por eso la necesitamos", pero al mismo tiempo quiso descargar de presión a sus hombres: "Los jugadores tienen que tener tranquilidad. El Córdoba tarde o temprano le va a dar la vuelta a la situación, los que jugamos siempre finales somos los cuerpos técnicos. Ellos tienen que vivirlo desde la tranquilidad. El equipo va a crecer porque está trabajando bastante bien. Los números nos dicen que el equipo va a ser sólido y que va a crecer. Nosotros dependemos de resultados pero desde la tranquilidad el equipo tiene que crecer".

En la semana que mañana acaba, el técnico del Córdoba ha tenido que lidiar con entrenamientos en césped artificial, algo que lógicamente no es lo ideal, aunque Merino no quiere que sirva como excusa para justificar nada. "Vamos oxigenando los otros campos para que estén mejor, también el estadio. Se están produciendo reuniones con los trabajadores, con el cuerpo técnico y con los jugadores para evaluar la situación. Entre todos hay voluntad de colaborar para que el beneficiado sea el equipo. Una cosa son los campos, que es importante, pero yo siempre le digo a los jugadores que este equipo subió a Primera entrenando en estos campos. La situación no es mala por lo campos. No tenemos que poner excusas", reivindicó el gaditano, que prefiere centrarse en "hay que intentar ganar que es lo importante".

Para conseguir esos tres puntos, Merino valora el cambio de sistema para volver a actuar con cuatro defensas y dos puntas natos, aunque ayer no quiso dar pistas a su rival. "Todo lo que adelantemos al contrario es darle ventaja", apuntó, aunque reconoció que "es importante recuperar jugadores y el principal beneficiado es el equipo", en relación al regreso de Caro y Sergi Guardiola, que se unen al ya recuperado Jovanovic, por lo que Merino se mostró "contentos de tenerlos a todos y que sea más difícil elegir, estoy convencido de que los que salgan lo harán a tope".

Sobre el rival, la Cultural y Deportiva Leonesa, Merino apuntó que "es un equipo que empezó muy fuerte a nivel de resultados aunque en juego sigue similar. Es un fútbol atractivo, con 4-3-3, aglutinando jugadores por dentro y un equipo que corre riesgos". El de La Línea es consciente de que "a los equipos contrarios les es difícil contrarrestarlos pero claro, si le robamos en campo contrario con transiciones rápidas ellos podrían sufrir". Al margen de eso, también valoró la situación negativa que atraviesa el cuadro leonés. "No están sumando lo que al principio pero tampoco pierde muchos partidos. Están empatando y cada vez cuesta más hacerles gol. Es un equipo difícil de jugar por su poder ofensivo, porque pueden tener el balón más que nosotros porque juegan así. Pero mi equipo tiene que ser consciente de que con la posesión no se gana el partido", aclaró Merino, que recordó que "hay que estar bien situado, hacer un partido completo y competitivo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios