Merino se aísla

  • "A lo que dependa de otra persona no le doy vueltas", dice el técnico, que sabe que se juega el puesto porque "tengo que ganar partidos y no los estoy ganando"

Juan Merino charla con su segundo, Rafa Pichardo, al inicio de la sesión de ayer en la Ciudad Deportiva. Juan Merino charla con su segundo, Rafa Pichardo, al inicio de la sesión de ayer en la Ciudad Deportiva.

Juan Merino charla con su segundo, Rafa Pichardo, al inicio de la sesión de ayer en la Ciudad Deportiva. / jordi vidal

Las conversaciones, las sensaciones y sobre todo los resultados y la clasificación convierten el partido de mañana en una final no sólo para el Córdoba, sino también para Juan Merino, cuya etapa en blanco y verde se puede ver cortada apenas un mes después de arrancar en caso de derrota ante el Sevilla Atlético. Ante esa situación, el técnico linense ha cogido el camino de la calma y el aislamiento, pues es algo que él no puede manejar: "A lo que pueda suceder y dependa de otra persona no le doy vueltas, sólo me preocupan mis jugadores y cómo están de ánimo". Ya son otros, los que rigen la entidad, los que tienen la obligación de rastrear el mercado de entrenadores y ajustar las cuentas para ver dónde pueden apuntar en caso de que haya que sacar a pasear por segunda vez la guillotina. Mientras tanto, al gaditano sólo le queda seguir trabajando, puliendo defectos y reforzando los detalles positivos, porque, aunque a su juicio el equipo está preparado "para ganar", es consciente de que "hay que hacerlo más pronto que tarde". Y todo lo que no sea mañana ante un rival directísimo...

"Estamos preparados para hacer un buen partido y, sobre todo, ganar los tres puntos", sentenció Merino ayer en su habitual comparecencia de prensa semanal, antes del partido ante un Sevilla Atlético que "está en una situación similar, pero que llega en un buen momento" tras sumar su primer triunfo del curso en Granada. Convencido, por su experiencia en el filial del Betis, que el cuadro nervionense "va de menos a más" porque es habitual que arranquen "con dudas" por su juventud, el linense hace bien en mirar exclusivamente qué debe hacer el CCF para quebrar de una vez por todas una crisis de marcadores e identidad que amenaza con convertir la temporada en una pesadilla.

"Tenemos que hacer muchísimas cosas mejor de lo que lo estamos haciendo porque los números están ahí", fue el primer apunte que dejó un técnico que no se muerde la lengua a la hora de analizar lo hecho por los suyos. "Además de mostrarnos como un equipo compacto y serio, tenemos que tener más acierto y jugar prácticamente al cien por cien", continuó Merino, que quiso dejar un detalle para el análisis: "Que sólo hayamos empatado un partido en una categoría de empates hace ver que necesitamos de ciertas cosas que hay que trabajar. Siempre pensamos que las rachas van a cambiar, pero hay que hacerlo sobre todo con trabajo, haciendo las cosas bien, siendo sólidos, teniendo ocasiones de gol, y con resultados, que son los que pueden cambiar y revertir la situación".

Detalles que no siempre se han visto en los cuatro partidos que el de La Línea de la Concepción lleva al frente del proyecto, algo que no merma un ápice su "ilusión" por dar la vuelta al momento actual, pero que le empujan a reconocer que "hay que mejorar". Con el convencimiento de apartar "todas las distracciones" porque en estos momentos "son malas", su idea de mejora no es a cualquier precio, pues "los jugadores se tienen que ver reflejados en que se le puede dar la vuelta a la situación jugando como se está jugando en el aspecto táctico". "Llevamos una racha de derrotas y mi trabajo es levantar la moral, ganar cuanto antes un partido y revertir la situación. Pero desde la solidez, porque puedes ganar pero si no has sido mejor, siguen las dudas; quiero ganar para que vean que ése es el camino", incidió.

Porque si algo tiene claro Merino es que "estos jugadores tienen capacidad para dar mucho más, pero la situación de estrés y ansiedad hace que no rindan al máximo de sus posibilidades". Tanto que, hasta la fecha, el preparador blanquiverde apenas salva de la quema, como la mayor parte de la afición, a Sergi Guardiola, baja por sanción en Sevilla: "Que no juegue trastoca por el momento en el que está, pues si hay un jugador que ha marcado distancias ha sido él a través de sus actuaciones, pero trataremos de echarlo lo menos en falta". Queda por ver si hay continuidad al dibujo con tres centrales o un nuevo giro táctico, aunque el linense cree que "habrá un rendimiento bastante bueno" porque "hay otros jugadores que son importantes y están trabajando bien para tener una oportunidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios