Con García, estirón con la segunda seguida en casa

  • El filial empieza a hacerse fuerte en El Arcángel, vence a un pobre rival y pone distancia con la zona de descenso

Laro Setién, autor del primer gol cordobesista, trata de salvar la marca de Pajuelo ante Arroyo y Javi Sánchez. Laro Setién, autor del primer gol cordobesista, trata de salvar la marca de Pajuelo ante Arroyo y Javi Sánchez.

Laro Setién, autor del primer gol cordobesista, trata de salvar la marca de Pajuelo ante Arroyo y Javi Sánchez. / juan ayala

Con un merecido triunfo, porque fue el que lo buscó con más ahínco, el Córdoba B empieza a hacerse fuerte en El Arcángel, un factor determinante para caminar firme por el Grupo IV de Segunda B. Dos goles en la segunda mitad bastaron al filial blanquiverde para superar a un Villanovense que sólo se estiró cuando se vio por debajo en el marcador, aunque sin hacer demasiado daño, y enlazar su segunda victoria de local para poner distancia con el descenso.

Como había advertido en la previa, el debutante José María García apostó por la continuidad, tanto en el sistema (4-1-4-1) como en los hombres, si bien eso no evitó que su once ofreciera tres cambios respecto a Murcia: Éric por el lesionado Alberto García, Drommel por un Mena con sitio en el primer equipo y Soler, que debutó con los mayores en Huesca. Con todo, el filial impuso su dominio de salida, con mayor control de la situación, pero escasas llegadas, salvo un cabezazo desviado de Rubén García.

El Villanovense estaba excesivamente cómodo dejando hacer a su rival. Pero poco a poco se animó, hasta disfrutar de la ocasión más clara en un testarazo a quemarropa de Javi Sánchez tras un saque de esquina cerrado que Marcos Lavín sacó tirando de reflejos. Fue un oasis en el desierto, pues la lucha en la zona ancha impidió que hubiera muchas más aproximaciones a una y otra portería. Apenas un par de intentos desde la frontal del serón Kamal y Laro Setién.

Ya para entonces, el partido estaba más equilibrado, sin que el control local se notara tanto. Pero el balón estaba mucho más en campo visitante por ese gusto por el toque que caracteriza a este Córdoba B, mientras que el Villanovense optaba siempre por dar más velocidad a sus transiciones. Eso sí, cuando de verdad tuvo la opción de hacer daño, tras una pérdida de Soler, Annuziata se entretuvo y facilitó la labor de Lavín para mantener el empate al descanso.

El decorado cambió poco tras el paso por los vestuarios, aunque una fuerte entrada de Drommel a Jacobo, que mandó a ambos a la caseta lesionados, echó pimienta a un duelo que pudieron desnivelar en un minuto Hornero, en un mano a mano que ganó Leandro, y Rubén García, con un remate con el cuerpo al córner posterior que de nuevo atrapó el cancerbero.

Con las revoluciones a tope, Laro Setién tiró de temple para romper el 0-0. Tras desperdiciar un uno para uno con un tiro cruzado que se fue un pelo, el volante enganchó en la frontal una dejada de Andrés para mandar el balón a la red. Con algo menos de media hora por jugar, el Villanovense estaba ya obligado a exponerse más, pero le faltaba continuidad. Barrio lo intentó con un latigazo al que respondió bien Lavín.

El partido entró en otra dimensión. El filial, liberado, empezó a acumular posesión ante un cuadro extremeño al que le faltaba toda la calidad que su técnico, Iván Ania, mostró en su etapa de jugador. Así, con espacios, el rival fuera de sitio y velocidad arriba, al B se le abría una ventana para la sentencia. Pero lo primero era defender con fuerza la ventaja obtenida, fundamentalmente en la estrategia, una de las pocas armas visitantes. Barrio apareció para mandar al limbo un pase de Aguado que Waldo ya esperaba, algo que poco después no pudo hacer nadie ante un magistral envío de Andrés que Álvaro Aguado hizo bueno.

Ahí murió un partido que sirve de respiro para un Córdoba B que aún pudo ampliar su renta en el tramo final -el meta salvó tiros de Sebas y Waldo, que luego se topó con Luis García- y que pone distancia con la zona de descenso y hasta el puesto de play out, al menos hasta que el fin de semana sus rivales se pongan al día. Pero mientras, toca disfrutar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios