córdoba c.f.juanjo narváez. futbolista

"El objetivo es salvar al equipo, esa es la alegría con la que me quiero ir"

  • El mediapunta avisa de que "quedan ocho partidos y estamos a dos puntos, por lo que hay que seguir con las mismas ganas"

  • Prefiere centrarse en acabar bien el curso, pero deja la puera abierta a su posible continuidad

Juanjo Narváez posa en el túnel de Tribuna de El Arcángel. Juanjo Narváez posa en el túnel de Tribuna de El Arcángel.

Juanjo Narváez posa en el túnel de Tribuna de El Arcángel. / Jordi Vidal

Juan José Narváez Solarte (San Juan de Pasto, Colombia, 1995) es uno de los baluartes del nuevo Córdoba. A pesar de su juventud y de su falta de experiencia en la categoría, el colombiano ha irrumpido con fuerza en la Segunda División, en la que ya marca diferencias en apenas diez partidos como blanquiverde. El mediapunta fue el primer fichaje de invierno en aterrizar de la mano de Oliver en el nuevo Córdoba y ya entonces se mostró convencido de lo que ahora parece una realidad muy cercana, pero que por aquel entonces sonaba a utopía, que la salvación era posible. Con la fuerza de sus 23 años, Juanjo Narváez está cumpliendo en Córdoba la misión que el Betis le encomendó cuando decidió enviarlo a préstamo en el mercado invernal: curtirse y volver siendo mejor futbolista. Y en ese tránsito hacia la madurez futbolística, el colombiano se ha propuesto dejar al Córdoba en la categoría de plata, algo que con sus goles cada día está más cerca.

-A dos puntos de la salvación todo se ve mejor. ¿Quién podía imaginarlo hace apenas dos meses?

-Sabíamos desde el principio que sería complicado, porque estábamos muy alejados de la lucha por salir del descenso. Ahora hemos dado un paso adelante importante, aunque todavía nos queda un largo camino que recorrer. Quedan ocho partidos y los vemos como ocho finales en las que tenemos que buscar los tres puntos en cada uno.

-Ahora cuesta menos creer, pero usted llegó el primero en invierno y lo hizo desde el primer día.

-Es verdad. Desde el principio, como dije al llegar, estaba comprometido y convencido del objetivo. Sabía que venía a una institución muy grande, que estaba en una situación muy complicada pero que era reversible.

-Quizás sea ahora el momento más importante, cuando la permanencia ya está a tiro de un partido. ¿Temen que pueda llegar la relajación por ver cerca el objetivo?

-Justo es lo que hemos hablado en el vestuario, que el equipo ha dado un paso importante pero que para nada está hecho. Quedan ocho partidos y estamos a dos puntos de salir de abajo, por lo que hay que seguir con la misma intensidad y las mismas ganas.

-Ganaron al Lorca, pero ni Sandoval ni los jugadores acabaron contentos.

-Sobre todo porque estuvimos muy imprecisos en muchas fases del partido. Pero como siempre dice el míster, lo importante es que se sumen los tres puntos. Aunque todos preferimos que el equipo gane dando sensaciones positivas y para eso estamos trabajando esta semana.

-En su caso, Sandoval le quiso estimular a través de la suplencia. ¿Le sirvió de motivación para el buen partido que hizo luego?

-La gente tiene que entender que hay días en los que las cosas salen mejor que otros, pero nosotros siempre damos el cien por cien y queremos hacer las cosas de la mejor manera. En este caso el míster decidió que tenía que partir desde el banquillo y bueno, la verdad es que nos salió bien.

-Ese gol decisivo y en los minutos finales, con el estadio lleno... Imagino que es un momento memorable para un jugador que empieza como usted.

-Son momentos que más adelante seguro que uno los va a recordar. Además me queda la satisfacción de que la gente que viene al campo, la que creyó en el equipo desde que estábamos a 13 puntos de la salvación, y que es la que se merece eso, se vaya contenta.

-Empezó en la mediapunta y Sandoval le ha desplazado a la banda. ¿Dónde se encuentra más cómodo sobre el césped?

-Siempre he dicho que me siento cómodo en varias posiciones. En el primer partido jugué de mediapunta, casi de delantero, y metí mi primer gol. Sandoval me vio capacidades para jugar en banda y es una posición que también me gusta y en la que metí gol contra el Alcorcón. Donde el míster me ponga voy a intentar siempre hacerlo de la mejor manera. Los jugadores nos tenemos que dar cuenta de que todos los entrenadores tienen diferente forma de pensar y de formar su equipo. Yo soy un jugador joven, tengo que adaptarme, porque uno nunca sabe dónde puede terminar jugando. Yo tengo que adaptarme a eso y creo que es positivo hacerlo desde ya.

-¿Qué le parece la Segunda División ahora que ya acumula diez partidos?

-Me gusta mucho la Segunda División porque hay jugadores muy interesantes. Es verdad que las defensas presionan mucho más y los partidos son siempre más disputados. Es una categoría interesante porque nunca sabes lo que puede pasar en los partidos.

-¿Cómo han vivido en el vestuario las insinuaciones de Tebas sobre un posible descenso administrativo?

-La verdad es que no hemos hablado de eso. Hay personas capacitadas en la dirección deportiva para encargarse de esos temas y nosotros seguimos centrados en lo deportivo, en el partido de Pamplona.

-En el Betis están encantados con su rendimiento en Córdoba.

-Esa era una de las ideas de la cesión, venir a madurar y acumular minutos y tener regularidad. Eso es lo que vengo buscando porque hoy en día es un factor importante para cualquier jugador, el alcanzar una regularidad y no tener demasiados picos de rendimiento. Tanto el Betis como yo estamos contentos, porque la cesión me está sirviendo de mucho.

-Si la temporada acaba con alegría, ¿es descabellado pensar en que Narváez pueda seguir en el Córdoba una temporada más?

-La verdad es que no me gusta decir que no, porque las posibilidades están abiertas. Ahora mismo estoy centrado en acabar bien la temporada y después ya hablaré con el club que es mi dueño, que es el Betis. Pero yo estoy abierto a todo, en este mundo todo puede pasar.

-Empezó el curso allí y ahora el Betis va camino de jugar competición europea. ¿Cómo lo está viviendo desde fuera?

-Estoy muy contento por eso, porque desde que llegó el nuevo míster [Quique Setién] cambió la idea del equipo y está cambiando la de los aficionados. Además los resultados se están dando y me pone contento, espero que se queden con un puesto en Europa.

-Lleva tres goles y no sé si se ha marcado algún reto personal en ese aspecto.

-El objetivo claro que tengo es salvar al equipo y esa es la alegría con la que me quiero ir de aquí. Si vienen más goles, pues por supuesto, mejor.

-¿A quién van dirigidas esas llamadas en sus goles?

-Eso no se puede decir, es un secreto [bromea].

-Si el equipo se salva, tendrá que contarlo.

-No, no, no. No puedo, no puedo [risas].

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios