córdoba c.f.

A Alcorcón, con Miguel y diez más

  • Sandoval, que deja entrever alguna modificación para sorprender al Alcorcón, confirma en el lateral derecho a Loureiro como sustituto del lesionado Fernández: "Va a jugar; si ahí me vuelvo loco, traicionaría mis principios"

Miguel Loureiro corre por el césped de El Arcángel, con Sandoval siguiendo las evoluciones de otros compañeros, durante la sesión del pasado miércoles. Miguel Loureiro corre por el césped de El Arcángel, con Sandoval siguiendo las evoluciones de otros compañeros, durante la sesión del pasado miércoles.

Miguel Loureiro corre por el césped de El Arcángel, con Sandoval siguiendo las evoluciones de otros compañeros, durante la sesión del pasado miércoles. / jordi vidal

"Lo digo ya y no es una sorpresa: Miguel va a jugar; es el único que puedo nombrar porque lo tengo que tener muy claro; si ahí me vuelvo loco, traicionaría a mis principios". Quizás lo pudo decir más fuerte, pero difícilmente más claro. José Ramón Sandoval confirmó ayer la titularidad de Loureiro en el lateral derecho ocupando el sitio del lesionado Fernández, desvelando así la principal incógnita del once que mañana presentará el Córdoba ante el Alcorcón (Santo Domingo, 18:00). Pero no descarten más. El técnico de Humanes ya ha dejado patente en sus dos primeros partidos que es amante de las variaciones tácticas y ya tiene una en mente que "sorprenderá al principio, pero creemos que es la que más resultado puede dar".

Con las bajas seguras, además de Fernández, de Quim Araujo y Jesús Valentín, que "evolucionan bien" de sus respectivas dolencias, Sandoval sigue afanándose en "optimizar recursos" dentro de un grupo en el que cree "a muerte porque se van a dejar la vida por sacar esto adelante". Ahora más si cabe por la ausencia de al menos dos hombres que entraban de lleno en sus planes, si bien el técnico está más que satisfecho porque "cualquiera que ha participado, ha dado todo". Es lo que espera mañana de Loureiro, cumplidor en sus últimas apariciones, y al que pide desde ya "ir mentalizado para la batalla". "Si nos dejan los resultados y nos dan ese plus, vamos a sacar mucho rendimiento a esta plantilla porque hay plantilla para ello", sentenció el preparador blanquiverde, reforzado en su discurso ya de por sí optimista tras ganar al Valladolid.

Sandoval, con pasado en el Sporting, tuvo un cariñoso recuerdo para los familiares de Quini

Una alegría que el madrileño quiere ver como "un punto de inflexión", si bien eso no quita que "todas las citas van a ser importantes porque tenemos que sumar". "Es un camino muy difícil, con poco margen de error, pero no hay nada imposible; hay que seguir creyendo que se puede y afrontar cada partido como el más importante", argumentó un Sandoval que incidió en su comparecencia en las dificultades que entraña el Alcorcón y Santo Domingo, donde "hay que hacer las cosas muy bien, en grupo y trabajar solidarios para puntuar".

Sería la primera vez a domicilio desde noviembre, con aquel empate ante el filial sevillista. Y ya toca, más aún ganar, pues la única victoria llegó hace seis meses y medio, en Albacete. Datos que, por mucho que "ayudan a preparar el partido", no inquietan lo más mínimo al técnico de un CCF que también estará arropado en tierras madrileñas por su afición porque "con poco que le demos van a estar con nosotros porque aman el escudo y eso le llega al jugador. No podemos bajar los brazos; el partido hay que afrontarlo con mucha responsabilidad, sabiendo que si lo afrontamos bien puede haber más cosas detrás".

"Pero quiero que mi equipo se vacíe, necesito exigir a la gente para que esto salga adelante, porque no hemos hecho nada, sólo hemos dado medio pasito hacia adelante; nos hace falta confirmar una victoria fuera", insistió Sandoval, que quiso reflejar la diferencia que hoy en día hay entre su equipo y el Alcorcón: "Nos saca once puntos, tiene otras vistas, pero tenemos que ver que es alcanzable y, si ganamos allí, le restaríamos tres puntos más el goal average; sacar algo sería importante por tener continuidad", sobre todo porque hasta la fecha a cada alegría le ha seguido un sopapo, sin dar regularidad a dos resultados positivos este campeonato.

Una situación que debe empezar a cambiar "en un partido que no va a ser bonito porque el Alcorcón te lleva a su terreno y hay que intentar romper eso, llevarlo a donde nosotros queremos". "El partido va a ser muy largo, seguro que sin fútbol brillante, pero con dos equipos que compitan, y quiero que el mío compita un poquito mejor, pues es la única forma de poder ganar". La receta está escrita, sólo queda cocinarla y que salga a pedir de boca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios