La vigilancia privada crece un 20% en Navidad por los robos

  • Los días 24 y 31 son los de mayor demanda de vigilantes privados para evitar los asaltos en los polígonos industriales y las sustracciones en las aglomeraciones

Las billeteras se llenan, el espíritu navideño se exalta y los comercios se convierten en hormigueros de consumidores en busca del regalo perfecto. Los grandes almacenes y las tiendas repletas de gente se transforman, en este contexto, en escenarios perfectos para los hurtos, un mundo de pequeños delincuentes de temporada para cuyo combate se necesitan mil y un ojos. Muchos más de los que pueden aportar las fuerzas policiales.

Según un sondeo realizado por el Día, el sector de la seguridad privada vive sus días de máxima actividad durante las fechas navideñas, hasta el punto de que algunas empresas se ven obligadas a rechazar encargos por falta de mano de obra. Es el caso de Eulen, una firma de referencia que dispone de 97 agentes en la ciudad. El delegado de la empresa, Vicente Mengual, calculó en un 25 por ciento el incremento de servicios prestados respecto a otras épocas del año, un aumento en el que también coincidieron Securitas y Prosegur, otras firmas de referencia. Aparte de vigilar las grandes superficies, los centros de ocio y las zonas comerciales, los empresarios recurren a la seguridad privada para vigilar las instalaciones fabriles y las naves industriales que se quedan inactivas durante la Navidad, explicó Mengual.

La demanda ha crecido tanto que algunos industriales cierran los contratos con las empresas de seguridad hasta con tres meses de antelación para asegurarse contar con vigilancia, mientras que hace unos años aguardaban a los días previos a las fiestas. Los contratos pueden hacerse sólo por determinadas horas, por jornadas completas o por semanas. Los días 24 y 31 son los de mayor demanda, ya que en esas fechas, habitualmente, se registran picos de delincuencia. Mengual reconoció que "el grado de conflictividad" aumenta, especialmente, durante Nochevieja, por ser una fecha en la que los polígonos industriales se quedan desiertos.

Los cerca de 300 vigilantes de Prosegur también tienen la agenda repleta hasta el día de Reyes, confirmó el responsable de la empresa, Antonio Linares. Los centros comerciales, abarrotados de público, son el destino más habitual de los uniformados. Hasta el Mayo Festivo -explicó Linares- el sector no vuelve a registrar un impulso tan grande.

En Securitas, los 240 agentes también amplían sus horas de trabajo alrededor de un 20 por ciento. Esto ocurre -matizó el delegado de la empresa en Córdoba, José Manuel Villalba- porque los centros de ocio y las grandes superficies también recurren a la seguridad privada durante los domingos y los días festivos, algo que el resto del año no pasa. Los "carteristas" y quienes "quieren llevarse el regalo de Navidad gratis" suelen centrar la mirada de los uniformados, sobre todo los días de mayor afluencia de público a las zonas comerciales.

El portavoz de la Asociación Española de Vigilantes de Seguridad, Juan Salvador Roldán, relató que los servicios de los vigilantes privados durante las Fiestas van "desde al protección de belenes y adornos navideños" hasta la custodia de mercadillos al aire libre y carpas comerciales. "Ésta es la época del año en la que el sector tiene menos descansos. El personal amplía las jornadas y libra mucho menos", resumió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios