Córdoba

Los vecinos critican "el negocio" en el que han derivado las Cruces

  • Al-Zahara entiende que la fiesta se ha degradado y compara el objetivo económico con la Feria

Cruz de la Paz, en la Cuesta del Bailío, durante el pasado concurso. Cruz de la Paz, en la Cuesta del Bailío, durante el pasado concurso.

Cruz de la Paz, en la Cuesta del Bailío, durante el pasado concurso. / jordi vidal

La Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara criticó ayer la "degradación" que, a su juicio, están sufriendo las Cruces de Mayo, y "sin que el Ayuntamiento hagan nada por evitarlo", pues "ya no se conciben como una fiesta popular, sino como un mero negocio". Según opinó Al-Zahara, las Cruces, "como ya ha pasado con las casetas de la Feria, se están convirtiendo en un pretexto para conseguir pingües beneficios económicos por parte de algunas organizaciones, supuestamente sin ánimo de lucro, y de entidades empresariales encubiertas que compran las cruces, con la pasividad del Ayuntamiento".

Así, según la federación, "la mayoría de las cruces instaladas en esta edición, como en ediciones anteriores, no respetan la tradición de esta fiesta, no tienen relación y complicidad con el vecindario ni con su entorno; solo buscan un buen emplazamiento para la instalación de sus barras con el beneplácito municipal", y "pocos ejemplos quedan ya de cruces de barrio, predominando las cruces donde una entidad es la solicitante, pero no es la que se encarga de su funcionamiento".

De hecho, "muchas familias cordobesas han desistido de acudir a ciertas zonas de cruces, ya que la sensación de inseguridad, suciedad y embotellamiento llega a ser insoportable, y la incapacidad municipal para asegurar el orden y la convivencia es una evidencia". Para Al-Zahara, la situación que viven los vecinos de estas zonas "es totalmente inadmisible, por lo que no parece justificación ampararnos exclusivamente en la dinámica económica que reporta esta fiesta, cuando llevamos a estos vecinos al borde de la desesperación al ver como su vida normal se ve alterada gravemente sin que se le ofrezcan soluciones".

Además, a juicio de la federación vecinal, "se está proyectando una visión de nuestra ciudad a los visitantes nada agradable, a costa de nuestra juventud y de nuestro patrimonio", por lo que Al-Zahara exigió que, "para futuras ediciones de la Fiesta de las Cruces, se genere un proceso participativo entre todas las partes implicadas y que puedan determinarse unas bases mínimas de calidad".

En un tono totalmente diferente se pronunció el Ayuntamiento. La concejal de Promoción de la Ciudad, Carmen González, valoró que el Concurso Municipal de Cruces ha sido "magnífico" en cuanto a "la calidad de las cruces", que "sigue en el camino de aumento de los últimos años", lo que hay que "elogiar y reconocer expresamente" a los colectivos que "se preocupan de mantener la calidad del certamen con gran esfuerzo y dedicación". González señaló que "las Cruces siguen en el camino del aumento de calidad, como se demuestra en que este año, por primera vez, ninguna cruz ha sido descalificada por no obtener la puntuación mínima necesaria por parte del jurado". Ajena a las críticas, la concejal manifestó que "muchas de las cruces tenían fines solidarios y recaudan para ayudar a distintas iniciativas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios