Expropiaciones en la zona del aeropuerto

Los vecinos de Fontanar de Quintos pedirán a AENA un 50% más por sus casas

  • Los parcelistas rechazan la tasación como suelo rústico y exigirán los mismos criterios que las urbanizables · Habrá una reunión con la empresa pública

Comentarios 17

La reacción de los vecinos de Fontanar de Quintos tras conocer el valor que las tasadoras Euroval y Tinsa le han dado a sus viviendas, que oscila entre 54.000 y 460.000 euros, no se ha hecho esperar. Los residentes de la parcelación, una de las cinco que se verán afectadas por la futura ampliación del aeropuerto, decidieron ayer mismo que reclamarán a la empresa pública Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) que el precio que se recoge en el informe se incremente en un 50%. Según señaló a El Día el portavoz de la asociación de propietarios de esta zona de la ciudad, Pedro Ortega, ambas tasaciones han catalogado sus viviendas como suelo rústico, una calificación que tiene un valor de mercado muy inferior a los terrenos urbanos. Ante esta situación, los parcelistas de Fontanar de Quintos pedirán que esta tasación se haga atendiendo a los criterios de un inmueble levantado en una zona urbanizable.

Tal vez conscientes de que esta negociación no será fácil, Ortega señaló que ya han contactado con un servicio jurídico para que vele por sus intereses y, si fuera necesario, lleve a AENA a los tribunales para que atienda sus peticiones. "Iremos a por todas", recalcó el representante de la asociación de Fontanar de Quintos. El portavoz de los residentes de esta urbanización recordó que Fontanar de Quintos -como otras de las casas que serán expropiadas por las obras del aeropuerto- "estaba incluida en procesos de regularización que luego se detuvieron como consecuencia de la posibilidad de la reforma de estas instalaciones". Ortega argumentó así el mayor precio que deben alcanzar sus casas y criticó que la tasación "nos haya dejado al mismo nivel que suelos en los que no se ha iniciado el proceso de regularización o que jamás quedarán legalizados".

Para abordar ésta y otras reivindicaciones, el portavoz del colectivo de la urbanización Fontanar de Quintos adelantó que la próxima semana se reunirán con representantes de AENA en la capital. Aún está por confirmar la fecha concreta en la que se encontrarán ambas partes, pero, a tenor de las declaraciones de Ortega, lo que parece claro es que los residentes de este enclave próximo al aeropuerto no dejarán pasar la oportunidad de negociar directamente con la empresa, que asumirá un alto porcentaje de las expropiaciones. "Ayer -refiriéndose al martes- hablamos con el director de la oficina técnica de AENA y nos aseguró que está dispuesto a sentarse con nosotros a abordar este asunto y a escuchar nuestras quejas, y así lo vamos a hacer".

Pero las exigencias de los parcelistas de Fontanar de Quintos no se quedarán sólo en el incremento del valor de sus viviendas, que hará que inmuebles tasados en 300.000 euros puedan pasar a costar 450.000 si prosperan estas negociaciones. Estos vecinos, según añadió Ortega, tratarán también de ser compensados a través de la concesión de una vivienda. A este respecto, el portavoz de este colectivo explicó que pedirán a las Administraciones implicadas -el Gobierno central y el Ayuntamiento- que les faciliten una vivienda "provisional" hasta la adquisición de una nueva a las personas que tienen estas casas como primera residencia. También apuntó que pedirán algún tipo de privilegios para que las personas con un menor poder adquisitivo puedan optar a otro inmueble.

"Pasará algún tiempo, no se sabe cuánto, desde que abandonemos nuestras casas y podamos irnos a otras, así que deberían pensar en esta situación que vamos a vivir muchos de los residentes del entorno del aeropuerto". Al margen de estas reivindicaciones, Ortega concretó que en la reunión que mantendrán la semana que viene con los representantes de AENA "se hablarán de otras cuestiones", si bien aclaró que "éstas dos son fundamentales y necesitamos acuerdos pronto, así que esperamos que estas negociaciones lleguen a buen fin".

Lo que parece claro también es que cada una de estas cinco parcelaciones hará la guerra por su cuenta. Fontanar de Quintos será la primera en mover ficha y los siguientes podría ser los parcelistas de Guadalvalle y los de La Altea. De momento, según pudo saber este periódico, los vecinos de esta última urbanización ya han mantenido un encuentro y podrían seguir los mismos pasos que los propietarios de Fontanar de Quintos. Los de Guadalvalle, por su parte, también están pendientes de tomar una decisión al respecto.

Junto a estas tres urbanizaciones también se encuentran Llanos del Castillo y San Isidro. En total, AENA tendrá que expropiar 188 parcelaciones, 111 con una vivienda construida. La compra de esta superficie -950.000 metros cuadrados entre todo el suelo- permitirá ampliar la pista de aterrizaje hasta llegar a 60 metros de anchura y 2.050 de largo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios