El triunfo de la educación asiática

  • Cada vez más academias ofrecen chino en su oferta de idiomas

Marta Wang, directora de la academia 'Dicharachina'. Marta Wang, directora de la academia 'Dicharachina'.

Marta Wang, directora de la academia 'Dicharachina'. / rafael a. butelo.

El chino es la lengua más hablada del mundo con más de mil millones de hablantes en total y una de las culturas cada vez más presentes en Córdoba. Así lo demuestra la evolución de los estudiantes asiáticos, que arrojan un incremento del 47% en la última década. Esta representación de la cultura china ha provocado que cada vez más personas estén tomando conciencia de que aprender este idioma puede abrirles un amplio horizonte laboral, sobre todo los que trabajan en empresas de exportación e importación. Muchos de los alumnos que aprenden este idioma lo hacen desde pequeños y ya a partir de los tres años los padres apuntan a sus hijos a academias de chino.

Smaland es un centro de formación de apoyo que, entre otros idiomas, ofrece el chino. La academia lleva 13 años en funcionamiento y según la profesora y directora, Cristina Rodríguez, el chino se ha ido imponiendo cada vez más, sobre todo desde hace dos años hasta ahora. No obstante, en su centro hay actualmente más demanda del japonés sobre todo por los más jóvenes, lo que se debe, según Rodríguez, al atractivo que le sugieren a estas edades la cultura japonesa a través de, por ejemplo, el manga.

Hong Chen es un chino que hace poco más de un año decidió venirse a vivir a Córdoba y la manera más fácil que encontró de poder obtener un sueldo era dar clases de su idioma, el chino. Aunque su idea fue útil reconoce que al principio no había mucha demanda para aprender el idioma, pero poco a poco empezó a recibir llamadas enfocadas a un aprendizaje rápido para cuestiones de trabajo, aunque otros alumnos llamaron por ocio o por el simple hecho de conocer el idioma. No sólo aprenden chino los mayores, los más pequeños también se apuntan a estas clases, aunque tal y como reconoce Hong Chen, la iniciativa surge por parte de los padres. Para todos los alumnos el profesor empieza sus clases con un sistema de pronunciación y más tarde pasa a la escritura. Las clases suelen ser dos veces a la semana de modo que, según Hong Chen, se tardaría en aprender medianamente bien el idioma casi cuatro años o más.

Córdoba tiene algunas academias especializadas en chino. Una de las más solicitadas es Dicharachina, regentada por Marta Wang desde hace tres años. La directora cuenta como cada vez se apuntan más niños al curso chino y se suelen mantener una vez empiezan con las clases. La mayoría de alumnos son niños de a partir de los tres años. Actualmente hay 50 niños apuntados pero también hay universitarios o profesionales de la hostelería, banqueros o profesores.

"Para los niños se le abre una puerta más amplia si estudian chino, tendrán más oportunidades en su futuro teniendo en cuenta el desarrollo de la economía china y la cantidad de personas que hablan este idioma", afirma Wang. La mayoría de los niños muestran su gran interés por este idioma tan curioso y extendido y disfrutan mucho con las clases a través de un método divertido, educativo y competitivo que realizan los profesores nativos. Según la profesora el idioma no es tan difícil como dicen, pero sí que es muy diferente a los que estamos acostumbrado. Se necesita bastante tiempo para estudiar y repasar. Los alumnos participan en el examen oficial chino. Con dos años de estudios los adultos pueden conseguir un nivel A2.

La intención de esta academia es organizar un campamento chino para el próximo verano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios