El trazado definitivo de la red del tranvía se conocerá en un plazo de dos años

  • El Ayuntamiento deberá decidir en breve su incorporación al Consorcio Metropolitano · La orografía será determinante

Comentarios 1

El proyecto del tranvía, uno de los más importantes que se acometerán en la ciudad en los próximos años, ya comienza a tener fechas concretas. Tras la reunión mantenida ayer entre el delegado de Obras Públicas, Francisco García, el primer teniente de alcalde, Rafael Blanco, y la concejala de Transporte y Comercio, María Ángeles Luna, se informó de que una vez que se aprueben los Presupuestos de la Junta de Andalucía -algo que puede suceder en los próximos días- se cuenta con el plazo de dos años como máximo para conocer el informe que la Administración andaluza encargará sobre el tranvía. Entre otras cosas, se conocerá cuál será el trazado de las líneas que compondrán la red en la capital. Ésta será una de las conclusiones del estudio que se encargará con los 600.000 euros que fueron comprometidos en su día por el presidente de la Junta, Manuel Chaves.

García explicó que este trabajo previo abarcará otras áreas, como analizar la situación actual del transporte tanto en la capital como en los 16 municipios que componen el área metropolitana. Entre otros aspectos, también se estudiará la posibilidad de potenciar el servicio de trenes de cercanías, actualmente infrautilizado. Blanco, por su parte, añadió que no entrará en colisión con el encargado por la Gerencia de Urbanismo. El primer teniente de alcalde comentó que este estudio, que tendrá un coste de 27.000 euros, formará parte del de la Junta.

Para la puesta en marcha de estos trámites es imprescindible que el Ayuntamiento de Córdoba se adhiera al Consorcio Metropolitano de Transportes, un órgano que ya cuenta con el apoyo de los 15 municipios restantes, además de la Junta y la Diputación Provincial. Blanco apuntó que el Pleno podría tomar esta decisión en los primeros meses del próximo año.

Independientemente del resultado del informe, el delegado de Obras Públicas señaló que entre las ventajas que ofrece el tranvía está la de ser "un transporte limpio", aunque reconoció que también "es más caro". Esta patata caliente corresponde solventarla al Ayuntamiento, ya que la Junta sólo pagará el informe previo y la infraestructura, mientras que el Ayuntamiento tiene que abonar el coste de la maquinaria así como hacerse cargo de la gestión y del mantenimiento del servicio. En el transcurso de esta reunión quedó claro que el servicio que preste el tranvía será deficitario, como todo el transporte público, una circunstancia que tendrá que ser asumida por el Ayuntamiento.

Sobre este aspecto, la concejala María Ángeles Luna señaló que el tranvía "no entrará en competencia" con Aucorsa, empresa municipal de autobuses que ella preside. Además, explicó que su intención es coordinar otras áreas municipales como Urbanismo, Infraestructuras, Medio Ambiente, Movilidad o Participación Ciudadana para trabajar desde un primer momento "y no quedarse en lo anecdótico para alargar innecesariamente el debate".

El informe de la Junta de Andalucía tiene, entre otros aspectos, la misión de conocer la infraestructura que en materia de comunicaciones cuenta cada uno de los municipios del área metropolitana. Se van a estudiar las condiciones en que se encuentran las estaciones de autobuses para ver qué reformas necesitan, así como la frecuencia con la que se presta el servicio y la posibilidad de establecer un billete único para que quien vaya desde su pueblo hasta la capital pueda llegar a su destino sin necesidad de pagar otro para el transporte urbano.

Otro aspecto que determinará el informe será el diseño técnico que tendrá el tranvía. El delegado de Obras Públicas señaló que el trazado que éste tenga tendrá que responder a las características orográficas de la ciudad, entre otras cuestiones. De este modo se fijará la extensión que tendrá la red de líneas y el trazado que seguirá en la trama urbana de la ciudad. Otro punto que se analizará será el del suministro eléctrico a los tranvías. Aunque Luna expuso que no habría que centrar el debate en la presencia o ausencia de las catenarias, una circunstancia que, por ejemplo, en Sevilla ha levantado una gran polémica por el alto grado de contaminación visual que provocan. En cambio, desde el Área de Urbanismo se ha señalado que el modelo a adoptar por la ciudad de Córdoba deberá ser como el ya implantado en la ciudad francesa de Burdeos, donde el suministro eléctrico se produce a través de un tercer raíl, lo que evita la instalación de los antiestéticos postes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios