Los trabajadores de Aucorsa piden instalar cámaras en los autobuses

  • El comité de empresa exige un vigilante de seguridad que acompañe al conductor de la línea 6, una medida que se aplica en el vehículo 8 desde hace dos décadas

Alrededor de 80 trabajadores de la empresa municipal de Autobuses de Córdoba (Aucorsa) se concentraron ayer ante la puerta de las oficinas que esta entidad tiene en el polígono Pedroches para exigir la aplicación de más medidas de seguridad. Hartos de sufrir violencia física y psíquica por parte de determinados usuarios, como así lo puso de manifiesto el representante del comité empresarial, Aurelio Heredia, los empleados le reclaman a la sociedad municipal que instale cámaras de vigilancia en el interior de los autobuses para que la Policía identifique a los autores de las agresiones y se pueda así denunciar los hechos sin que sea necesario que alguien testifique.

Dos sucesos que han tenido lugar en menos de dos semanas -el primero de ellos se desarrolló el pasado 30 de noviembre y el siguiente tan sólo cuatro días después- han colmado la paciencia de los conductores de Aucorsa. El portavoz sindical, que encabezó una protesta con pancartas alusivas a la inseguridad que sufren estos trabajadores, abundó en la indefensión de los conductores y se centró principalmente en la reiteración de agresiones en las líneas 6 y 8, que conectan el centro con los barrios del Guadalquivir y con Las Palmeras, respectivamente.

Heredia recuperó una reivindicación histórica de los empleados de esta empresa para reclamar la contratación de un vigilante de seguridad que acompañe al conductor de la línea 6, una medida que se aplica en el autobús 8 desde finales de la década de los 80 después de que los conductores fueran víctimas de algunas agresiones físicas y psíquicas.

Aparte de estas actuaciones, el representante del comité de empresa señaló que "tendríamos que pensar en otras más a corto plazo, aunque esto parece muy difícil". En cualquier caso, Heredia alertó de la peligrosidad que entrañan determinadas líneas de la red de Aucorsa entre la tarde y la noche. "No son agresiones aisladas, son constantes y habría que intervenir ya", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios