Un total de 40 mujeres piden ser acogidas en un piso de la Junta

  • La mayoría de las solicitantes son jóvenes e inmigrantes que no tienen adonde ir

Muchas de las mujeres que acuden a pedir ayuda al Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) se encuentran en una situación tan delicada y desesperada que incluso se niegan a volver a su casa por miedo a las represalias de su pareja. En estos casos, el IAM pone a disposición de las víctimas unos pisos de acogida donde pueden permanecer hasta que su estado se aclare y su integridad no corra peligro. En el primer semestre de este año, un total de 40 mujeres solicitaron este tipo de ayuda en Córdoba, aunque finalmente fueron 14 las que permanecieron una temporada en una de estas viviendas.

Muchas de las personas que solicitan este tipo de alojamiento son jóvenes e inmigrantes que, por sus circunstancias, no tienen muchas opciones donde acudir y, en algunos casos, tampoco cuentan con familiares que le ayuden a pasar este difícil trance. Por este motivo y en muchas ocasiones, los recursos del IAM se convierten en su única salida, ya que tienen que dejar su domicilio familiar para huir de la violencia de sus parejas. La Consejería de Igualdad y Bienestar Social es quien tramita todas las solicitudes que recibe, pero finalmente tiene que tomar una decisión en la que se tienen en cuenta diversos factores como la edad, la procedencia o las circunstancias personales.

En lo que va de año en la provincia ha fallecido una mujer en manos de su pareja. El suceso tuvo lugar el pasado 22 de junio en Carcabuey, cuando la víctima –una anciana de 81 años y enferma de alzheimer– fue estrangulada por su marido. Otro precedente cercano ocurrió en Rute, cuando un hombre apuñaló a su pareja el pasado mes de mayo, aunque la víctima salvó la vida. En la capital, la última situación de violencia de género se produjo en el mes de septiembre, cuando Fuensanta del Pozo fue asesinada por su ex pareja en su propio domicilio. Este crimen conmocionó a todo el barrio Guadalquvir, donde residía la víctima.

Por todo esto, la información es muy importante para que todas las mujeres tengan conciencia de lo terrible de la lacra de los malos tratos. Durante todo el año se suceden las campañas de sensibilización para ofrecer una visión real de esta lacra y de todos los mecanismos que las administraciones tiene como respuesta. Los teléfonos gratuitos 900 200 999 y el 016 son dos instrumentos al servicio de las mujeres, así como los distintos organismos como las dependencias de la Justicia, Fuerzas y Seguridad del Estado y numerosas asociaciones sin ánimo de lucro y también las administraciones públicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios